Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Cameron Herrin
Instagram

Cameron Herrin, un joven de 21 años, fue sentenciado a 24 años de prisión el pasado mes de abril por matar a una madre y a su hija pequeña en Ohio, Estados Unidos, tras arrollarlas en el año 2018. 

En la mañana del 23 de mayo de ese año, Jessica Reisinger-Raubenolt empujaba el coche en el que iba su pequeña hija Lillia de 1 año, cuando fueron embestidas por el auto que manejaba Herrin. Testigos del hecho, aseguraban que el joven iba a excesiva velocidad en un Mustang que había recibido para su graduación de la escuela secundaria dos días antes. 

Lea también: ¡Para llorar! Niño le da un emotivo concierto a su papá en UCI

Jessica Reisinger-Raubenolt su hija Lillia y esposo
Jessica Reisinger-Raubenolt su hija Lillia y esposo
Twitter

El juicio que se había suspendido por casi tres años a cuenta de la pandemia por el coronavirus, se reanudó este año. “Estoy seguro, pasará el resto de sus días tratando de hacer el bien y algún tipo de penitencia por el horror que se ha convertido en la pérdida de vidas”, dijo al juez Keith Aeshbach, ex maestro de Herrin. 

Tras conocerse el veredicto, el caso se hizo tendencia en redes ya que un gran número de personas elogiaban la decisión de castigar a Cameron, mientras que otras se opusieron al veredicto, diciendo que "el joven merece una segunda oportunidad". 

Los detractores del condenado aseguraban que aquellos que lo defendían, en su mayoría mujeres, lo hacían por la apariencia física del señalado mientras ignoraban el dolor que había infligido a sus víctimas. Algunas usuarias rechazaron las afirmaciones y dijeron que Herrin era demasiado joven para recibir un castigo tan "severo". 

Le puede interesar: Padres envían a su hija a una isla sin luz, internet u otras personas para castigarla

Sin embargo, en pocas horas comenzaron a surgir miles de cuentas en Instagram, TikTok y Twitter en apoyo a Cameron resaltando fotos del muchacho y su atractivo rostro.  

La familia de las víctimas aseguró que el joven si merece ser castigado con todo el peso de la ley. “No se puede aprender una lección si no hay un castigo justo”, dijo la madre de Jessica. 

David Raubenolt, esposo de Reisinger y padre de Lillia apoyó la decisión de las autoridades ante el hecho que acabó con su familia. “Creo que ha demostrado una falta de responsabilidad. Creo que no ha mostrado ningún remordimiento. La sentencia máxima es apropiada para la horrenda naturaleza del crimen y la muerte de dos hermosas chicas inocentes”. 

Por su parte, la madre de Herrin pidió clemencia. “Los últimos tres años han sido lo más difícil por lo que he pasado y lo más duro que ha pasado nuestra familia. Estamos muy arrepentidos y muy arrepentidos por lo que pasó”, dijo Cheryl Herrin. “Ofrecemos nuestro más sentido pésame a la familia. Esperamos que encuentren espacio en sus corazones para perdonar”. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.