Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Catorce muertos en un atentado suicida de los talibanes en Afganistán

Foto AFP



Los talibanes reivindicaron este lunes un atentado suicida en Kabul en el que murieron 14 guardias de seguridad nepalíes, el primer ataque en la capital afgana desde que Estados Unidos anunció refuerzos en la lucha contra los insurgentes.

El atentado tuvo lugar hacia las 06H00 de la mañana local en la carretera de Jalalabad, la gran ciudad del este del país, y dejó 14 muertos, "todos nepalíes", indicó el ministerio del Interior.

También hubo nueve heridos (cinco nepalíes y cuatro afganos), precisó el ministerio en un comunicado en el que condenó este "acto terrorista contra un autobús transportando a extranjeros".

Un fotógrafo de la AFP vio restos de sangre en el minibús amarillo y blanco, cuyas ventanillas quedaron destruidas por la explosión.

Un portavoz de los talibanes reivindicó el ataque contra "las fuerzas de agresión", el primero en Afganistán desde que empezó el ramadán el 6 de junio.

"Esta mañana temprano hemos llevado a cabo un ataque mártir contra guardias de las fuerzas de agresión que dejó 20 muertos y heridos", indicó en WhatsApp un portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, quien prometió "divulgar otros detalles posteriormente".

Un responsable de seguridad afgano indicó que los guardias estaban empleados en una compañía de seguridad que trabaja con varias embajadas de Kabul.

El último ataque en Kabul reivindicado por los talibanes, el 19 de abril, dejó 54 muertos y más de 340 heridos.

Según la policía el atentado de este lunes fue cometido a la salida del complejo donde estaban los guardas por un kamikaze que iba a pie.

- Nuevo compromiso estadounidense -

El ataque llega pocos días después del anuncio de la semana pasada de que Estados Unidos reforzará su lucha contra los insurgentes en el país.

Desde que empezó la retirada de las fuerzas de la OTAN de Afganistán, los talibanes están ganando terreno en todo el país y el año pasado lograron tomar brevemente la ciudad de Kunduz.

Más de 5.000 miembros de las fuerzas de seguridad afganas murieron en 2015 y ese mismo año hubo más de 11.000 víctimas civiles, entre ellas 3.550 muertos, una cifra récord, según datos de Naciones Unidas.

Ante esta situación, el presidente Barack Obama decidió a mediados de junio frenar la retirada de las tropas estadounidenses.

Está previsto que un contingente de 9.800 estadounidenses siga en Afganistán este año y que se reduzca a 5.500 hombres en enero de 2017, dentro de la operación impulsada por la OTAN "Resolute Support" que cuenta con un total de 10.000 hombres.

Tras el anuncio de Obama un responsable estadounidense indicó sin embargo que el refuerzo militar no significa "un cheque en blanco para luchar contra los talibanes".

Las fuerzas estadounidenses, que apoyan a las fuerzas especiales afganas, podrán a partir de ahora dar también apoyo al ejército regular con aviación y una misión de "acompañamiento y consejo en tierra y aire", indicó el responsable.

El ministerio afgano de Defensa se felicitó de la decisión, esperando que este nuevo compromiso "aumentaría las capacidades operativas" del ejército afgano.

Por AFP