Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Coronavirus
AFP

El gobierno chino amplió la gigantesca cuarentena para luchar contra el coronavirus a 13 ciudades donde viven unos 41 millones de personas, para contener la propagación de una epidemia que ya ha matado a 26 personas y que obligó a cancelar numerosas festividades del Año Nuevo chino.

RCN Radio conversó con César Santos, periodista colombiano y corresponsal de la Agencia de Noticias XinHua y que vive hace 20 años en Pekín. 

Pocos antes de darle la bienvenida al Año Nuevo chino, que es cada 25 de enero, César describió las dificultades para cumplir al menos con la tradición de recibir en familia el inicio del año. 

"El momento es bastante inconveniente. Estamos en plena celebración del Año Nuevo chino, estaban en plenos preparativos y el coronavirus daño los planes. Muchas personas trabajan o estudian en ciudades que no son sus lugares de origen y esta época del año era el momento para reunirse con sus familiares, además deben hacerlo por la tradición china", señaló Santos. 

Le puede interesar: Se confirman dos casos de coronavirus en Europa

También avanza la preocupación porque inicialmente no se pensó en la gravedad de la enfermedad, sobre todo porque, explica César, están en temporada de invierno con temperaturas por debajo de 0°C, y "es muy normal que la gente se enferme; si uno no se enferma está de buenas". 

Coronavirus ¿Qué es y por qué el mundo está en alerta?

Ante esto, se suspendieron las celebraciones del Año Nuevo. "Además, la gente por su propia cuenta ha decidido salir lo menos posible y asistir menos a cines, centro comerciales o supermercados; solo ir a comprar las cosas que no pueden faltar en Año Nuevo", explica César. 

Es así como los más de 1.400 millones de chinos han recibido su Nuevo Año lunar con preocupación y bastante tristeza debido a los efectos que la neumonía de Wuhan. 

En varias ciudades no hay espectáculos, fuegos artificiales y todo tipo de actos masivos, pero además se ha aconsejado a la gente que evite las reuniones familiares numerosas y se limite a pasar las festividades con sus parientes más cercanos.

Además de la Nochevieja, los chinos suelen aprovechar los cinco primeros días del año para visitar o salir a comer con tíos, primos y abuelos, algo que este año la mayoría no harán por temor al virus, que ha dejado ya 26 muertos y 887 contagiados.

Audio

[AUDIO] César Santos, periodista en China que habla sobre Año Nuevo con coronavirus

0:27 5:25

El saldo oficial se agravó, aunque por el momento la Organización Mundial de la Salud (OMS) evita la declaración de emergencia mundial. Del total de contagiados en China, 117 son considerados de gravedad. Un total de 34 pacientes se han "curado" y han abandonado el hospital, y un millar de casos sospechosos están siendo examinados.

El gobierno ordenó la construcción en diez días de un hospital exclusivamente destinado a recibir a las víctimas en el foco de la epidemia, la ciudad de Wuhan, de 11 millones de habitantes. Los obreros trabajan ininterrumpidamente para tenerlo listo el 3 de febrero. Aunque ya han aclarado que la construcción está basada en "moldes prefabricados".

Con las medidas de cuarentena implementadas, el número de chinos afectados por la emergencia equivale casi a la población de Argentina.

Las similitudes de la nueva cepa con el Síndrome Respiratorio Severo Agudo (SRAS), que mató a más de 650 personas en China y Hong Kong entre 2002 y 2003, han causado la alarma entre autoridades y población.

Dos de las muertes que fueron confirmadas este viernes por las autoridades sucedieron en Hebei, una región que rodea Pekín, y Heilongjiang, fronteriza con Rusia.

Nepal anunció un caso confirmado, el primero en el sur de Asia. Estados Unidos confirmó dos casos, y 50 sospechosos. Los dos primeros casos en Europa se confirmaron este viernes en Francia.

La OMS dijo que China hace frente a una emergencia nacional pero evitó hacer una declaración a nivel internacional, que hubiera tenido mayor cooperación mundial pero que, al mismo tiempo, hubiera entrañado eventuales restricciones comerciales y de viajes.

Lea aquí: Plaga de arañas venenosas, la nueva amenaza en Australia

El patógeno, un nuevo coronavirus -conocido como (2019-nCoV)- ha provocado el fin de existencias de máscaras en Shanghái, Pekín y otras ciudades.

El gobierno anunció que los usuarios podrán recuperar el dinero gastado en pasajes de tren, avión, buses, o ferries, y que fueron cancelados.

La rápida respuesta de China con el coronavirus contrasta con la que dio en el caso del SRAS, donde mantuvo la opacidad durante mucho tiempo y denegó inicialmente el acceso a los expertos de la OMS.

Fuente

Sistema Integrado de Información, con EFE Y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.