La Corte Internacional de Justicia de la Haya, decidirá este jueves si admite o no los dos casos que enfrentan a Nicaragua y Colombia por la cuestión limítrofe en el mar Caribe, por lo que se verá si es competente o no para juzgar la disputa.

Es importante aclarar, que la CIJ no decidirá sobre el fondo o los méritos del litigio, sino únicamente si los dos casos siguen adelante.

Las sentencias serán leídas por el juez presidente de la Corte, Ronny Abraham, en una audiencia pública que se celebrará a las 14.00, hora local, en la sede de la Corte en La Haya.

Uno de los casos se remonta al 26 de noviembre de 2013 cuando Managua demandó a Bogotá y pidió a la CIJ declarar que Colombia viola su obligación de no usar o no amenazar con el uso de la fuerza, y de no violar las zonas marítimas nicaragüenses delimitadas por la Corte el 19 de noviembre de 2012, así como sus derechos soberanos y su jurisdicción sobre estas zonas.

En noviembre de 2012 el alto tribunal de la ONU había remodelado la frontera marítima entre ambos países.

Los jueces dejaron bajo soberanía colombiana siete cayos del archipiélago de San Andrés, y a Nicaragua le otorgaron una franja marina en esa zona, que Colombia calcula en unos 75.000 kilómetros cuadrados y, el país centroamericano, en más de 90.000.

El fallo de la CIJ fue considerado "inaplicable" por el Gobierno colombiano si no se firma antes un tratado que garantice los derechos de los colombianos en la zona.

Colombia defiende que la CIJ no es competente en este caso.

El país  denunció el Pacto de Bogotá por el que aceptaba la jurisdicción de la CIJ el 27 de noviembre de 2012.

El artículo 56 dice que el pacto puede ser denunciado mediante aviso anticipado de un año, transcurrido el cual cesará en sus efectos, pero Colombia sostiene que la renuncia tuvo "efecto inmediato" ante la iniciación de nuevos procedimientos en su contra.

El 16 de septiembre de 2013 Nicaragua presentó otra demanda contra Colombia en la que pidió a la CIJ concederle una plataforma más allá de las 200 millas náuticas desde su costa en el Caribe.

Para Colombia, la pretensión "desmedida" de Nicaragua es contraria al derecho internacional y corresponde a "ánimos expansionistas".

Por: EFE