Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Cumbre Joe Biden y Vladimir Putin en Ginebra
AFP

Los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de Rusia, Vladimir Putin, se reúnen este miércoles en Ginebra en una cumbre que hasta el momento ha traído un apretón de manos, palabras corteses entre ambos y el caos en sus comitivas de prensa. 

Ambos mandatarios han concluido su primera reunión en la Villa La Grange, la mansión donde se desarrolla el encuentro, junto a sus respectivos ministros de Exteriores, y tras un descanso han dado ya comienzo a un formato ampliado, en el que participan, además de Putin y Biden, cinco asesores de cada una de sus respectivas delegaciones.

Lea aquí: Es mejor verse "cara a cara": Biden a Putin al inicio de la cumbre en Ginebra

Después habrá una segunda parte de este formato extendido antes de que los mandatarios ofrezcan ruedas de prensa por separado. 

Según el Kremlin, el primer encuentro de formato reducido ha durado casi dos horas, mientras que la Casa Blanca informó de que la duración fue de una hora y 33 minutos. 

En el programa inicial estaba previsto en torno a una hora y quince minutos para esta reunión inicial, que se celebró en una de las bibliotecas de la mansión Villa La Grande, construida en el siglo XVIII. 

Malentendido con la prensa 

En un comunicado, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki explicó que "durante un caótico 'vía libre para todos' con miembros de la prensa gritándose unos a otros, el presidente (Biden) sacudió la cabeza de forma general en dirección a los medios".

La portavoz precisó que el mandatario no estaba respondiendo a ninguna pregunta o cualquier otra cosa más que "al caos". 

Y es que se vivieron escenas de tensión, con gritos y empujones por parte de periodistas estadounidenses y rusos, en el exterior de Villa La Grange y en el mismo interior de la biblioteca, al inicio de la cumbre.

Lea también: Así quedó la tabla de posiciones en la Copa América tras el triunfo de Colombia y Brasil

Los reporteros estadounidenses se han quejado de que no dejaron entrar a todos lo que tenían autorización para acceder a esa sala, mientras que el canal ruso Russia-24 culpó a los periodistas de Estados Unidos de "buscar las mejores posiciones".

Como consecuencia de esta situación, los dos líderes hicieron sus declaraciones iniciales en la cumbre ante periodistas de ambos países que gritaban y se empujaban con fuerza unos a otros.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.