Recibió una sentencia de 2 años y 6 meses de cárcel por tenencia de unos 900 gramos de marihuana congelada en su nevera.

Marihuana medicinal
Colombia está autorizado para producir 40.5 toneladas de cannabis medicinal durante 2018.
Foto: Ingimage

El caso de Edgar Martínez, condenado por tenencia ilícita de drogas tras hallarse en su casa marihuana con la que producía aceite medicinal, pone de nuevo sobre la mesa el debate en Paraguay sobre la aplicación de la legislación de la producción y uso del cannabis y derivados en la investigación científica.

Martínez, de 40 años, explicó que esperó hasta finales de diciembre a recibir la sentencia de 2 años y 6 meses de cárcel por tenencia de unos 900 gramos de marihuana congelada en su nevera.

Según su testimonio, utilizaba la droga para producir aceite de cannabis que donaba a personas o familiares de enfermos que utilizaban este remedio.

Antes de que se dictará condena, Martínez estuvo desde julio de 2016, momento en que la Fiscalía allanó su casa y fue detenido, recluido en prisión preventiva en la cárcel de Ciudad del Este, segunda mayor urbe del país y su lugar de residencia.

La sentencia de diciembre le permitió la reclusión domiciliaria y ahora está pendiente de conmutar el tercio que le queda de condena por una situación de libertad provisional.

Sin embargo, la Fiscalía paraguaya apeló el mes pasado su sentencia y pide para él la vuelta a prisión, que está pendiente de notificación, y una pena de entre cinco y quince años, la que estipula el Código Penal para la tenencia ilícita de drogas.

El Código Penal establece que "el que tuviere en su poder, sin autorización, sustancias estupefacientes, drogas peligrosas o productos que las contengan, será castigado con cinco a quince años de penitenciaría, decomiso de la mercadería y multa del cuádruplo de su valor".

Martínez subrayó que la marihuana no era utilizada para consumo sino para la producción del aceite con fines médicos, por lo que, a su juicio, la Justicia le condenó a una pena menor por no considerarlo un atentado contra la salud pública.

Su caso ha vuelto a reabrir el debate sobre la legislación y las penas en relación a la marihuana y el cannabis en Paraguay, el país con mayor producción ilegal de marihuana de toda Suramérica.

La reciente aprobación de la nueva normativa sobre la producción y el uso del cannabis y sus derivados para usos médicos y científicos contempla la tenencia de la droga siempre previa autorización de los entes estatales, algo que no tenía Martínez.

Aún así, la legislación dejó de lado la autoproducción de los derivados, como el aceite de cannabis con fines medicinales, algo que las asociaciones procannábicas ha criticado en repetidas ocasiones.

Martínez afirmó que producía el aceite "porque se lo pedían" personas o familiares de enfermos que lo utilizaban con fines medicinales, pero que era la primera vez que lo producía en su domicilio.

Agregó que lo que solía hacer era desplazarse a las plantaciones de agricultores o comunidades indígenas para mostrarles uno de los procesos para la fabricación de aceite de cannabis para ser usado como medicina natural con la que paliar dolencias.

"Yo no cultivaba. Me iba al campo y les enseñaba a ellos (los productores) a utilizar el cannabis con otro fin", dijo.

El hecho de que Martínez proveía a ciertas personas siempre con fines medicinales quedó probado durante el juicio oral con la intervención de testigos y su propio testimonio, aunque la Justicia le acusó de poseer sustancias estupefacientes sin autorización expresa.

A la espera de que se le notifique su vuelta a prisión, Martínez explicó que para él lo importante es que todo este proceso no siente una "jurisprudencia negativa" en el que es el primer caso con condena firme relacionado con la producción de aceite de cannabis.

En su opinión, una sentencia de cinco a quince años en su contra podría suponer penas similares para otras personas, como algunas madres paraguayas que atienden a sus hijos enfermos con aceite de cannabis, una práctica que consideró beneficiosa y no que atenta contra la salud.

"El día que alguna madre esté en un situación como la mía va a ser una mala jurisprudencia", agregó

También observó que su caso, que ha coincidido con la aprobación de la nueva normativa para la producción y uso del cannabis con fines medicinales, está siendo utilizado por la Justicia como "una condena ejemplar". 

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido