Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Nicole Poole Franklin
Captura de video

Una mujer fue condenada a 25 años de prisión por intentar asesinar a dos niños arrollándolos con su camioneta porque  uno era latino y el otro de ascendencia africana.  

Nicole Poole Franklin de 43 años de edad, se declaró culpable de dos cargos federales de delitos de odio en abril. 

Según reseñaron los medios norteamericanos, la mujer de Iowa estuvo involucrada en tres incidentes racistas por separados el 9 de diciembre de 2019. 

Lea también: Mujer se casó con el hombre que asesinó a su hermano

Los fiscales a cargo del caso, explicaron que Poole Franklin conducía su Jeep Grand Cherokee en Creston Avenue en Des Moines cuando vio al primer menor, un niño de 12 años, caminando con un familiar joven. Al ver que era afrodescendiente, decidió arrollarlo lastimándole una pierna.   

Aproximadamente una hora después, Nicole atropelló a Natalia Miranda, que tenía 14 años en ese momento, mientras caminaba hacia un juego de baloncesto, según el Departamento de Policía de Clive. 

Este incidente que llegó a los titulares nacionales porque, tras su arresto, Poole Franklin le dijo a la policía que golpeó a la niña porque "era mexicana". 

Una hora y media después de la agresión hacia Miranda, la mujer se dirigió a una tienda y comenzó a insultar a un empleado y clientes. 

"Nicole Poole Franklin intentó matar a dos niños por su apariencia y de dónde creía que venían. Este tipo de violencia racial y odio atroces no tiene lugar en este país y no será tolerado por el Departamento de Justicia", dijo la asistente del Fiscal General, Kristen Clarke de la división de derechos civiles. 

Le puede interesar´: Sangriento viernes 13: Joven asesinó a machetazos a sus padres y dos hermanas

El abogado de la mujer manifestó que Poole Franklin ha sufrido graves problemas de salud mental y abuso de sustancias a lo largo de su vida, que se vieron agravados por la pobreza y una familia inestable. 

“Si bien entendía la naturaleza de lo que estaba haciendo, y sabía que era moralmente incorrecto, también está bastante claro que ella se encontraba en medio de un episodio esquizoafectivo extremo que se agravó aún más por el uso de metanfetamina, la depresión posparto y el dolor de perder los derechos de su hijo”, relató el litigante.  

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.