Foto AFP

El hombre que chocó su carro contra una pizzería el lunes por la noche cerca de París, dejando una adolescente muerta e hiriendo a 13 personas, había tomado gran cantidad de medicamentos y las autoridades descartan que actuase con motivación "terrorista".

El conductor del vehículo confirmó a la policía "que había absorbido una cantidad importante de medicamentos", declaró una fuente judicial, precisando que "las declaraciones que ha hecho hasta ahora no permiten establecer su móvil".

En un país traumatizado por una serie de sangrientos atentados desde hace dos años, el fiscal auxiliar de Meaux, localidad de la periferia este de París, había precisado ya el lunes: "en este punto de la investigación, yo descarto un móvil terrorista". 

Los hechos tuvieron lugar en un contexto de fuerte amenaza terrorista en Francia y cinco días después de un ataque perpetrado con un vehículo contra un grupo de militares en Levallois-Perret, también en la periferia de París.

Desde 2015, Francia ha sufrido una ola de atentados que han dejado 239 muertos.

El lunes por la noche, el hombre, nacido en 1985 y cuya identidad no se dio a conocer, embistió con un vehículo BMW una pizzería situada en la pequeña localidad de Sept-Sorts, repleta de clientes, especialmente en la terraza.

Una adolescente de unos 12 años murió y su hermano de tres años resultó gravemente herido. Otras cuatro personas sufrieron lesiones graves y ocho resultaron con heridas leves, indicó el ministro del Interior, Gérard Collomb, en un comunicado.

El pronóstico vital de los cinco heridos graves "ya no está en peligro", declaró el martes a la AFP el servicio de los Hospitales de París.

Intento de suicidio

El autor del ataque, que era un "desconocido para los servicios de inteligencia y para la justicia", "fue detenido por los gendarmes inmediatamente" y "no opuso resistencia", precisó el portavoz del ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet.

"No hay ninguna duda posible sobre el hecho de que (el autor) decidió voluntariamente" cometer este acto, afirmó el fiscal auxiliar Eric de Valroger.

Tras su detención, el hombre declaró que "había intentado poner fin a su vida sin éxito". Así que decidió volver a hacerlo de esta forma", según una fuente judicial.

Las autoridades abrieron una investigación por homicidio voluntario, tentativa de homicidio voluntario y conducción bajo el efecto de estupefacientes.

No se encontraron en el vehículo ni armas ni artefactos peligrosos.

Por AFP