"Nunca tuvieron voluntad de entregarlos", afirmó el mandatario ecuatoriano, quien anunció 100 mil dólares de recompensa por alias Guacho.

Periodistas ecuatorianos
Los periodistas ecuatorianos fueron asesinados por disidencias de las Farc.
Colprensa

Tras varios días de incertidumbre sobre el estado de salud de los periodistas Javier OrtegaPaúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, secuestrados en frontera con Colombia por disidencias de las Farc, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó la muerte de los tres ecuatorianos.

Con su rostro conmovido, el mandatario ecuatoriano lamentó el asesinato de los periodistas y anunció una recompensa de 100.000 dólares por información que lleve a la captura de alias Guacho, a quien se responsabiliza del secuestro y asesinato de los comunicadores y el conductor.

El periodista del diario El Comercio, Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas, y el conductor, Efraín Segarra permanecían en cautiverio desde el pasado 26 de marzo, cuando disidencias de las Farc lideradas por alias Guacho, los secuestraron en la zona de Las Esmeraldas, en la frontera entre Ecuador y Colombia, cuando realizaban una entrevista sobre alteración del orden público por cuenta de grupos del narcotráfico que son manejados por las disidencias de las Farc.

Thumbnail

Hace casi dos semanas, el canal RCN dio a conocer una prueba de supervivencia de los tres ecuatorianos en la que aparecían encadenados de las manos y en el cuello se podían ver los candados.

En el video, pedían al Gobierno de Ecuador llegar a un acuerdo con los secuestradores, en cabeza de alias Guacho, a quien se le atribuye también el crimen de tres militares ecuatorianos por la explosión de un carro bomba en la provincia de Esmeraldas, que además dejó 23 personas heridas.

Días después, desde Ecuador el Gobierno anunció que estaban en negociaciones con este grupo armado para lograr la liberación de los periodistas y el conductor.

Sin embargo, en redes sociales esta semana se conoció un comunicado que se le atribuía al Frente Oliver Sinisterra de las disidencias de las Farc, en el que se aseguraba que los ecuatorianos habían sido asesinados en medio de un operativo militar.

Rápidamente los gobiernos de ambos países salieron a pedir prudencia sobre el tema y aseguraron que no se había confirmado la autenticidad de dicho comunicado. 

A esto se sumaron una serie de fotografías que se conocieron este 12 de abril, en las que supuestamente aparecían los cadáveres de los tres ecuatorianos con tiros de gracia.Tras estas pruebas, el mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno les dio un ultimátum a las disidencias para que en menos de 12 horas entregaran al menos una prueba de vida de los tres ecuatorianos.
 

Thumbnail

"Hoy doy un plazo de doce horas a estos narcos para que nos entreguen la prueba de la existencia de nuestros compatriotas, caso contrario iremos con toda la contundencia, sin contemplaciones, para sancionar a estos violadores de todos los derechos humanos y de todos los principios del humanismo y de la solidaridad", sentenció en su momento el mandatario.

Pese a esto, se cumplió el plazo y no se conoció dicha prueba. Por el contrario, se difundió nuevamente otro comunicado en el que las disidencias aseguraban que por operativos de militares ecuatorianos y colombianos en la zona decidieron asesinar a los comunicadores. 

Ante dicho comunicado, el presidente de Ecuador anunció una rueda de prensa en la que confirmó la muerte de los periodistas y el conductor del diario El Comercio.

(Vea también: Paso a paso del secuestro de los periodistas ecuatorianos)

Thumbnail

Encuentre más contenidos

Fin del contenido