El Parlamento de Ecuador, de mayoría oficialista, aprobó el miércoles la creación de un servicio civil armado para proteger a autoridades estatales -actualmente a cargo de la Policía y las Fuerzas Armadas-, que es rechazado por sectores de oposición. Con el voto de 71 diputados, la Asamblea Nacional dio luz verde al Código Orgánico de Entidades de Seguridad Ciudadana y Orden Público, cuyo proyecto fue presentado por el oficialismo y pasará ahora a consideración del Ejecutivo. Esa norma contempla la "creación del Servicio de Protección Pública, conformado por personal civil especializado, entrenado, técnico, jerarquizado y calificado, para garantizar la seguridad de las autoridades que ocupan cargos de alta responsabilidad y de las instalaciones de las distintas funciones del Estado", indicó el Congreso en un comunicado. Ese organismo de seguridad, que además brindará protección a algunas exautoridades, dependerá del ministerio del Interior, a cargo también de la Policía, añadió. "El oficialismo creó una fuerza política armada", dijo el legislador de oposición Diego Salgado, quien sostiene que el Servicio de Protección Pública será empleado por el gobierno para "perseguir" a sus detractores. La oposición también argumenta que la Constitución, en vigencia desde 2008, impide la creación de una "organización armada" al margen de la fuerza pública. El mandatario socialista Rafael Correa, en el poder desde enero de 2007, dejará el gobierno el 24 de mayo próximo, cuando asumirá el exvicepresidente oficialista Lenín Moreno para un período de cuatro años. El ministro de Defensa, Ricardo Patiño, manifestó a su vez que el código aprobado "hace referencia a la seguridad presidencial y de altas autoridades" para que "puedan tener un equipo de personas con quienes tengan alto nivel de confianza, que estén especializados, que se dediquen, que se formen y se preparen para eso". Patiño advirtió que Correa "ha tenido amenazas de todo tipo. Yo, que no tengo una responsabilidad tan alta, he tenido algunas amenazas de muerte". Añadió que "conocemos que hay gente que quisiera afectar al presidente (...) un presidente, un expresidente necesita protección", apuntando que "es razonable" que el nuevo cuerpo de seguridad sea civil y armado. Por: AFP