Cargando contenido

Obtuvo 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones.

Pedro Sánchez es investido como presidente del gobierno español
Pedro Sánchez es investido como presidente del gobierno español.
AFP

El socialista Pedro Sánchez logró este martes la investodura del Congreso para un nuevo mandato como presidente del Gobierno español, al lograr una estrecha mayoría de 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones.

Le puede interesar: Irán promete "una pesadilla histórica" contra EE.UU. tras muerte de Soleimani

La victoria de Sánchez supone que España tendrá el primer gobierno de coalición de la historia reciente de España, también el más escorado a la izquierda y el que logró un apoyo más ajustado en el Congreso.

Esta votación pone además fin al bloqueo político que vivía España desde las elecciones generales del 28 de abril pasado, en las que venció el Partido Socialista (PSOE) de Sánchez, pero tras las que no pudo formar una mayoría de gobierno por lo que fue necesario repetir los comicios el 10 de noviembre.

El anuncio del resultado por parte de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, fue recibido con un grito de alegría por parte de la bancada de la izquierda, donde corearon el eslogan "Sí se puede".

Pedro Sánchez ha formado una mayoría con el apoyo de la formación izquierdista Unidas Podemos (UP), con la que formará una coalición formal, que tendrá el apoyo de varios pequeños partidos regionalistas y nacionalistas.

Además los partidos independentistas de izquierda vasco y catalán (EH-Bildu y ERC) se abstuvieron.

Los votos negativos procedieron del frente de los partidos de derecha y ultraderecha (Ciudadanos, Partido Popular, Vox), de dos partidos independentistas catalanes (JxCat y CUP) y de varias formaciones regionalistas de tinte conservador. 

El domingo, el Congreso había rechazado su investidura en una primera votación en la que no alcanzó la mayoría absoluta de 176 sobre 350 diputados, tras un agrio debate iniciado el sábado.

En él, los partidos de oposición de derecha arremetieron duramente contra los pactos alcanzados por el PSOE para asegurar la investidura, especialmente con la formación separatista catalana Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), cuyos 13 diputados se abstuvieron.

Los socialistas pactaron crear una mesa de negociación entre el gobierno central y el regional catalán para resolver el conflicto nacido en esta región del noreste de España por el auge del separatismo. Los acuerdos surgidos de esa negociación, además, se someterán a votación a los catalanes.

En deportes - Nairo Quintana sí correrá el Tour; se confirmó la buena noticia

Pablo Casado, líder de la segunda fuerza parlamentaria, el conservador Partido Popular (PP), lo calificó como un "gobierno contra España, el más radical" de la historia del país.

La democracia tiene dos grandes enemigos: terroristas y golpistas. Y Sánchez pone el futuro de la nación en sus manos, al coste de desmembrar el Estado y liquidar el socialismo constitucional. Es el caballo de Troya que mete en el Gobierno de España a los que quieren destruirla. pic.twitter.com/OIfqa6ipQ3

— Pablo Casado Blanco (@pablocasado_) January 7, 2020

Desde las filas de la extrema derecha de Vox, aupado como tercer partido en el Congreso, su líder Santiago Abascal aseguró que es un ejecutivo "ilegítimo".

Tras la votación, insultos y gritos contra los diputados de VOX desde la bancada socialista cuando abandonábamos el hemiciclo por no postrarnos ante su líder. Esta es la ira socialista. La ejercerán desde el poder.

— Santiago Abascal (@Santi_ABASCAL) January 7, 2020

Sánchez liderará un gobierno de coalición entre PSOE (120 diputados) y Podemos (35), con un programa social, ecologista y feminista, que promete un giro a la izquierda con medidas como un alza impositiva a los más ricos, regulación de alquileres y la derogación parcial de una reforma liberal del mercado laboral.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido