Cargando contenido

La suspensión puede tener consecuencias para el jefe de gobierno saliente, Pedro Sánchez, ganador de las elecciones sin mayoría absoluta.

Parlamento español suspende a independentistas catalanes presos
AFP

El Congreso español suspendió este viernes a cuatro diputados independentistas catalanes, electos en las legislativas de abril estando en prisión y en medio del juicio por el intento de secesión de la región en 2017.

Lea aquí: Harvey Weinstein tendría un acuerdo con presuntas víctimas

"La mesa del Congreso de los diputados ha acordado declarar automáticamente suspendidos en el ejercicio del cargo" a Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sánchez, anunció la presidenta socialista de la cámara, Meritxell Batet.

La decisión llega después de haber consultado a los servicios jurídicos de la institución, a los que Batet, según explicó, también pidió un informe sobre cómo deben computarse ahora las mayorías de la cámara baja del Parlamento español.

Y es que la suspensión de estos cuatro diputados puede tener notables consecuencias políticas para el jefe de gobierno saliente, el socialista Pedro Sánchez, ganador de las elecciones del 28 de abril pero sin mayoría absoluta.

Si decae el número de diputados en plenas funciones y, con él, el umbral de la mayoría absoluta, Sánchez podría ser designado en la sesión de investidura prevista a principios de julio sin requerir del apoyo o la abstención de los partidos separatistas catalanes.

En cambio, si los diputados suspendidos pueden ceder su escaño a un sustituto, el jefe de gobierno saliente deberá contar con ellos para seguir en el poder.

Los cuatro diputados están acusados de rebelión por organizar un referéndum de autodeterminación prohibido por la justicia antes de la efímera declaración de independencia de esta región española en octubre de 2017.

Junqueras, Turull y Rull, en calidad de ex vicepresidente y ministros de los gobiernos regionales, están también acusados de malversación por usar presuntamente fondos públicos para sufragar esta tentativa de secesión.

De estos mismos delitos está acusado Raül Romeva, que resultó elegido senador desde la prisión en las últimas elecciones y debería quedar suspendido también por esa cámara.

Estos electos en prisión preventiva consiguieron permiso del Tribunal Supremo que los juzga para salir el martes brevemente de la cárcel y acudir a la sesión constitutiva del Parlamento para asumir sus nuevos cargos.

Entre aplausos de sus compañeros pero silenciados por el alboroto provocado por los diputados del partido de extrema derecha Vox, golpeando el suelo y sus mesas, los diputados prometieron con fórmulas evasivas acatar la Constitución.

Junqueras, candidato a las europeas

El juicio contra ellos y otros siete dirigentes del independentismo empezó en febrero en Madrid ante el Tribunal Supremo, cuya sentencia se espera hacia octubre.

Oriol Junqueras, líder del partido Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), es también candidato a las elecciones europeas como cabeza de una coalición con los independentistas vascos de EH Bildu y los nacionalistas gallegos.

"¡Nos han suspendido en España pero no podrán hacerlo en Europa!", reaccionó el dirigente en su cuenta de Twitter.

"Un preso político entrando en el Parlamento Europeo es la mejor manera de denunciar la represión del Estado español, es poner en jaque al Estado delante de toda Europa", añadió.

En estos comicios se enfrentará con Carles Puigdemont, quien fuera su presidente en el gobierno catalán y que se estableció en Bélgica antes de ser imputado por rebelión.

En su caso concurre como candidato de su partido Juntos por Cataluña, con quien ERC mantiene una dura pugna para liderar el movimiento independentista a pesar de estar aliados en el gobierno regional.

Ambos esperan ser elegidos eurodiputados para denunciar en Bruselas a un Estado español al que acusan de no respetar la democracia.

Un año y medio después del intento de secesión, la peor crisis política vivida en España en las últimas cuatro décadas, la cuestión catalana sigue dominando la agenda.

Los partidos de derecha y Vox acusan a Sánchez y sus aliados de izquierda radical de preparar concesiones a los independentistas a cambio de su apoyo durante la legislatura.

Le puede interesar: Theresa May renuncia al cargo de ministra; lo deja el 7 de junio

Sánchez asegura simplemente querer mantener el diálogo con los separatistas para apaciguar la crisis

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido