Cargando contenido

Conte prometió una reactivación económica para Italia, que debe "recuperar un rol de primer plano en Europa".

Giuseppe Conte, primer ministro de Italia
Giuseppe Conte, primer ministro de Italia.
Foto: AFP

El primer ministro saliente, Giuseppe Conte, aceptó el jueves formar un gobierno en Italia, basado en una mayoría inédita entre socialdemócratas y los antisistema Cinco Estrellas, con el objetivo de construir una Italia "más inclusiva" y de retorno al "primer plano" europeo.

El presidente del Consejo dimisionario aceptó la tarea encargada por el presidente Sergio Mattarella "con reservas", fórmula de rigor a la espera de la prestación de juramento del gobierno cuya composición debe ser validada por el jefe de Estado.

Justo después de encontrarse con Mattarella, Conte anunció que quería construir con el Movimiento 5 Estrellas (M5E), formación basada en el rechazo a los viejos partidos, y el partido demócrata (PD), principal fuerza de centroizquierda, "un nuevo humanismo" en el país.

Lea también: Giuseppe Conte, primer ministro de Italia, renuncia a su cargo

Prometió una reactivación económica para Italia, que debe "recuperar un rol de primer plano en Europa", llamando a un país más justo, mas competitivo, más solidario, más inclusivo". La bolsa de Milán subió un 2% tras su discurso. 

El presidente saliente de la Comisión Europea, Jean-Claude Junker, celebró la nominación de Conte, subrayando que Bruselas "cuenta con la activa contribución de Italia al proyecto europeo".

Italia llevaba tres semanas hundida en una grave crisis económica, desde que el jefe de la Liga (extrema derecha) y ministro del Interior, Matteo Salvini, rompió su alianza de 14 meses con sus socios del M5E argumentando que estos le ponían demasiados impedimentos a sus proyectos de grandes infraestructuras y bajadas de impuestos.

Salvini sorprendió a todos en pleno periodo estival demandando elecciones inmediatas.

"Estamos en una fase muy delicada para el país y debemos salir cuanto antes del periodo de incertidumbre política creado por la crisis de gobierno", continuó Conte, tras un encuentro de una hora con el presidente, que lo había recibido con una gran sonrisa.

Según el sistema parlamentario italiano, una vez que el gobierno sea investido, Conte deberá aún obtener la confianza de las dos cámaras del parlamento. Para agilizar el proceso, anunció que va a consultar inmediatamente a "todos los grupos parlamentarios" y las fuerzas políticas de la nueva mayoría, y presentará su lista de ministros al presidente "en los próximos días".

Lea También: Brasil prohíbe por dos meses las quemas, para frenar incendios en la Amazonía

En su programa, Conte habló de recuperación económica, necesidad de inversiones en la región del Mezzogiorno, preocupación por los jóvenes que abandonan en masa esa zona, y de la importancia de un desarrollo compatible con el respeto al medio ambiente. En cambio, no pronunció ni una palabra sobre su futura política migratoria.

 

"Odio por la Liga" 

Las intensas y complejas negociaciones que preludiaron a la formación de la nueva coalición gubernamental llegaron en un momento a la reconducción de Conte en su puesto. Porque el jefe del PD Nicola Zingaretti le reprochaba su silencio durante 14 meses de coalición M5E-Liga frente a la política de Salvini contra los migrantes y las oenegés internacionales que los ayudan. 

El jefe de la Liga se apresuró el jueves a criticar al nuevo gobierno basado en el reparto de "sillones ministeriales".

El miércoles por la noche, Salvini reconoció su derrota prometiendo volver a la batalla en virtud de sus resultados en las europeas de mayo (34%). "¿Que debemos esperar seis meses o un año para ganar? No tenemos prisa", lanzó desafiante.

"El único cemento que une al PD con el Cinco Estrellas es el odio contra la Liga, el primer partido de Italia", aseguró el soberanista, denunciando un complot y nueva coalición nacida, según él, "en Bruselas para deshacerse del 'rompecojones' de Salvini". También anunció una movilización en las próximas semanas que debería culminar el 19 de octubre en Roma.

El ya ministro saliente advirtió contra la abolición de su decreto de seguridad, el texto eje de su lucha contra la inmigración.

Le puede interesar: Bolsonaro dice que aceptará ayuda del G7 para Amazonía si Macron se retracta

A partir de ahora, empezará el reparto de carteras ministeriales, que se anuncia complejo.  El proyecto de nueva coalición deberá ser sometido al voto de la Plataforma Rousseau, sitio web para la "democracia directa" del M5E. El resultado es incierto. 

Otro interrogante que se abre es la suerte de Luigi Di Maio, viceprimer ministro saliente, deteriorado mediáticamente por Salvini en 14 meses de alianza y muy debilitado por la crisis actual.

 

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido