Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Conversaciones con Irán fueron "duras, directas y serias", según EEUU

Estados Unidos dijo que las conversaciones en Omán entre Irán y las potencias occidentales sobre su programa nuclear han sido "duras, directas y serias".

La portavoz del departamento de Estado, Jennifer Psaki, dijo en Washington que Estados Unidos sigue "muy centrado en lograr avances" e insistió en que "todavía hay tiempo para conseguirlos".

Estados Unidos e Irán intentaban este lunes, por segundo día consecutivo en Mascate, avanzar hacia un acuerdo sobre el programa nuclear de Teherán a pesar de las diferencias que amenazan con impedir una salida a la crisis.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y su homólogo iraní, Mohamad Javad Zarif, seguían defendiendo sus posturas sin mostrar ningún avance, pese a que se aproxima el 24 de noviembre, fecha límite que establecieron los negociadores para alcanzar un acuerdo.

"Acabaremos consiguiendo progresos", declaró este lunes por la tarde Zarif, mientras Kerry se limitó a decir que "trabajaban duro".

El guía supremo iraní, el ayatolá Jamenei, afirmó este lunes en Twitter que su país está dispuesto a "cerrar la cuestión nuclear pese a la voluntad de los enemigos (Estados Unidos) de prolongarla" y repitió que Irán no quiere "tener armas nucleares".

La principal divergencia reside en el número de centrifugadoras de que podrá disponer Irán a cambio de un levantamiento de las sanciones y de inspecciones rigurosas de las plantas nucleares iraníes.

La delegación de Teherán intenta conseguir que se levanten rápidamente las sanciones de Estados Unidos, de las Naciones Unidas y de Europa, pero Obama asegura que el proceso será lento si acaso Irán cumple con sus obligaciones internacionales.

Irán niega que su programa tenga objetivos militares y asegura que solo quiere producir electricidad.

La duración del acuerdo entre Irán y el llamado 5+1 (Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Estados Unidos más Alemania) también es motivo de divergencias. Teherán quiere que se limite a cinco años y los demás sugieren que dure al menos 10 años.

Irán y Estados Unidos afirman que no aplazarán las conversaciones, pero ya lo hicieron en el pasado, al superar la anterior fecha límite del 20 de julio.

El desenlace de estas negociaciones depende, en parte, de factores de política interna tanto en Irán como en Estados Unidos.

Si no se alcanza un acuerdo, el Congreso podría adoptar nuevas sanciones contra Irán, aunque Obama dispone de un derecho de veto.