Cargando contenido

La niña migrante estaba embarazada cuando llegó a Colombia y, en esta condición, fue abusada por un hombre.

Niña violentada
Niña violentada
Ingimage (Referencia)

La Corte Suprema de Justicia ordenó medidas provisionales y urgentes para que se les garanticen todos los servicios de salud que requieren una niña migrante venezolana de 14 años y su bebé recién nacida. La menor, además, fue víctima de violencia sexual en Colombia.

La providencia se dio después de que la menor (a quien en el proceso se le llamó Mac para proteger su identidad) y su madre buscaran a través de una tutela -que se negó en primera instancia - que el sistema de salud la atendiera, debido a que migró a Colombia estando embarazada, con un diagnóstico de toxoplasmosis desde los siete años de edad.

La decisión de la Corte es, puntualmente, que dentro de las 48 horas siguientes a la notificación de esa orden, la Alcaldía local y la Gobernación de la región donde viven Mac y su familia deben garantizar el acceso al servicio de salud.

“(Garantizar) Todas las gestiones necesarias para prestar los servicios de salud requeridos en relación con el diagnóstico de toxoplasmosis y los cuidados post natales” de Mac y su hija.

Lea ademásEmergencia en Hidroituango sería comparable con tragedia de Armero, concluyó investigación

No obstante, la orden de darles atención en salud se hace como medida provisional mientras se resuelve de fondo el caso y se vincula al Departamento Nacional de Planeación (DNP) y a la Alcaldía y Gobernación de la ciudad donde vive actualmente la menor.

Justamente, la Sala Penal de la Corte declaró la nulidad de lo actuado hasta el momento respecto a este caso, porque no se vinculó a las entidades nombradas anteriormente.  

RCN Radio habló con la mamá de Mac, quien también por seguridad solicitó que se le llame Scarlet. Habló de la enfermedad de su hija y las trabas en Colombia para su atención.

“Desde los siete años tiene toxoplasmosis. Es un parásito que se le alojó en el cerebro, le está afectando la vista y las neuronas. Nosotros, por falta de insumos y medicamentos, ella no pudo obtener ni acceder a salud ni a un especialista en Venezuela”, aseguró la madre.

Mac quedó embarazada en su país y su vida, con la toxoplasmosis, corría altísimo riesgo. Con su madre, el esposo de su madre y sus dos hermanas llegaron de forma irregular a Colombia en busca de atención.

 

La menor fue abusada

 

Se hospedaron en la casa de un hombre que violó a Mac aprovechando la ausencia de sus padres. Esto solo se supo cuando el mismo hombre intento abusar de la hermana más pequeña; en ese momento, Mac contó lo sucedido.

Esta familia tuvo que huir y al hombre solo lo capturaron siete meses después de lo ocurrido. Pero a pesar de la tragedia, con todos los elementos, los padres de Mac solicitaron atención de salud sin buenas respuestas.

“Ella no tuvo un control prenatal en ningún momento. No la atendieron por no ser colombiana, por ser migrante, por no tener Sisbén. Mi hija dio a luz, ella no podía hacerlo por parto natural, pero se lo indujeron porque tenía 42 semanas", contó la mamá de la menor.

Incluso, relató que "aun así le hicieron dar a luz normal. Tuvo un desgarro, estuvo en la UCI (Unidad de Cuidados de Cuidados Intensivos), tuvo mucha pérdida de sangre y por eso la hemoglobina le bajó demasiado”.

De interés“No se admitirán colados en la JEP”: Fernando Carrillo

Con el nacimiento de la bebé de Mac ha sido es otra batalla, pues ya con cinco meses la falta de EPS o Sisbén; también le ha impedido ser atendida. “Se le reventó un oído, pero dijeron que no era una emergencia. Aun así le da fiebre, tiene mal olor en el oído”, asegura Scarlet.

Con sus abogados de la organización Women’s Link lograron llevar el caso a Acnur. "Estamos cono refugiados acá en Colombia. Llevamos una vida regular ahora con cédula de extranjería; el salvoconducto no nos permite trabajar formalmente, así que nos toca como vendedores ambulantes”, asegura la mujer.

La decisión de la Corte fue aplaudida por los abogados de Mac y su familia, pues indicaría que no se puede negar la atención en salud a las mujeres y niñas venezolanas debido a su condición migratoria. No obstante falta un poco más. Así lo dijo Angélica Cocomá, abogada de Women's Link:

“Esperamos que este estándar sea aplicado a otros casos de mujeres y niñas venezolanas en el país y en la región y, en concreto, que las autoridades locales cumplan con la medida de inmediato”, señala la abogada.

Ademas, respecto al caso puntual de Mac, dicen esperar que la afilien a ella y a su hija a una EPS, les den las citas que necesitan y que de verdad puedan acceder al sistema de salud.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido