Cargando contenido

La defensa del expresidente pedirá su "liberación inmediata".

Lula da Silva
Lula completó este jueves dos meses de su condena en una celda
AFP

La Corte Suprema de Brasil determinó este jueves, por 6 votos a 5, que las penas de prisión no pueden empezar a ejecutarse antes de agotar todos los recursos legales, una decisión que debería conducir a la liberación del expresidente, Luiz Inácio Lula da Silva.

Se desconoce por ahora cómo y cuándo se hará efectiva la excarcelación de Lula, que desde abril de 2018 purga una pena de 8 años y 10 meses por corrupción, en aplicación de la jurisprudencia que determinaba que las penas deben empezar a cumplirse tras ser confirmadas solamente por un tribunal de segunda instancia.

En contexto: Corte Suprema de Brasil reanudó debate que podría dejar en libertad a Lula

La defensa de Luiz Inácio Lula da Silva solicitará a la justicia la libertad "inmediata" del expresidente brasileño tras conversar con él en la cárcel donde se encuentra preso desde hace 1 año y 7 meses por corrupción y blanqueo de capitales.

Los abogados de Lula pedirán su excarcelación con base en la decisión adoptada por el Tribunal Supremo de Brasil (STF), que determinó que la prisión de una persona condenada solamente en segunda instancia es inconstitucional.

"Después de la conversación con Lula llevaremos al juicio de la ejecución un pedido para que se lleve a cabo su inmediata libertad en base al resultado del juicio del STF", señala un comunicado firmado por los abogados Cristiano Zanin Martins y Valeska T. Martins.

Los abogados reiterarán ante la máxima Corte del país el pedido de habeas corpus, con el fin de anular el proceso contra Lula, condenado en tercera instancia.

Lea también: Manchas de petróleo afectan varias playas de México

De acuerdo con la defensa, el exjefe de Estado está encarcelado desde hace 579 días "injustamente" y de forma "incompatible" con la ley.

El Partido de los Trabajadores (PT), formación liderada por el expresidente brasileño, celebró la decisión del Tribunal Supremo, que por un ajustado resultado de 6 votos frente a 5 alteró una jurisprudencia establecida en 2016, según la cual un condenado en segunda instancia ya podía ingresar a prisión, aún con apelaciones pendientes en otros dos tribunales superiores.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido