Cargando contenido

Cientos de personas se manifestaron fuera de la Corte Suprema en Washington.

Marcha de la población LGBTI, en Bogotá.
Marcha de la población LGBTI, en Bogotá.
AFP

Los nueve jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos comenzaron a analizar este martes un caso sobre el derecho a despedir a un empleado homosexual o transgénero, una audiencia histórica sobre una cuestión que genera profundas divisiones en la sociedad.

El gobierno de Donald Trump (que llegó al poder con el apoyo de la derecha religiosa) apoya a los empleadores, amparándose en una interpretación estricta de una ley federal de 1964 que prohíbe, entre otras, la discriminación "en base al sexo". 

"El 'sexo' se refiere aquí a si naciste mujer u hombre, no a tu orientación sexual o identidad de género", argumentó el representante legal del gobierno ante la Corte Suprema, Noel Francisco, quien considera que es competencia del Congreso y no de la justicia actualizar la ley.

Sin embargo, los derechos de las minorías han registrado avances gracias a los tribunales. Un ejemplo es la legalización del matrimonio gay en Estados Unidos tras un pronunciamiento de la Corte Suprema en 2015.

Lea además: Los mensajes de famosos en apoyo a la comunidad LGBTI en Colombia

"Este es un tema muy importante, estamos hablando de un millones y millones de personas que van al trabajo todos los días con miedo de ser despedidos", dijo al final de la audiencia Gerald Bostock, uno de los afectados cuyo caso llegó al máximo tribunal. 

Bostock era un trabajador social del estado de Georgia hasta que fue despedido tras incorporarse a un equipo deportivo gay.

La Corte Suprema también analizará el caso Donald Zarda, un instructor de paracaidismo de Nueva York que fue despedido luego de bromear con una clienta sobre que era homosexual.

Zarda murió en un accidente en 2014, pero su familia ha continuado la disputa legal.

Le interesa: Comenzó reparación de mesa LGBTI en comuna 8 de Medellín

El despido de Zarda fue anulado por la justicia, pero el de Bostock se ratificó en un tribunal. Esa diferencia de interpretación de la ley justifica la intervención de la Corte Suprema. 

El martes por la mañana, un centenar de personas se reunieron delante de la Corte Suprema en Washington en apoyo a los derechos de las minorías, grupo al que se sumó la actriz transgénero, Laverne Cox.

"Espero que sin importar lo que decidan los jueces, los estadounidenses sepan que no está bien discriminar a alguien simplemente por ser como es", dijo la actriz de la serie "Orange is the New Black". 

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido