Cargando contenido



Dirigentes mundiales celebran hoy una cumbre en la capital francesa para buscar cómo financiar las medidas acordadas hace dos años en el Acuerdo de París e impulsar así la lucha contra el cambio climático, pese a la retirada estadounidense.

"Estamos ahora en la fase de acción", "la prioridad es hacer lo máximo (...) para estar a la altura de nuestros compromisos", conminó la víspera el presidente francés, Emmanuel Macron.

Macron convocó la cumbre en respuesta a la decisión de Donald Trump en junio de dar la espalda a este acuerdo global para limitar el calentamiento global por debajo de +2ºC.

Estados Unidos es ahora el único país que rechaza el acuerdo.

Pero las inversiones deberán ser masivas para alcanzar los compromisos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por ahora, las medidas anunciadas por los gobiernos, dirigidas por ejemplo a desarrollar las energías renovables, resultarían en un alza superior a 3ºC respecto a la era preindustrial.

El siglo XXI cuenta ya con 16 de los 17 años más calurosos desde que empezara el registro de temperaturas, en 1880.

El año pasado se registró una temperatura superior en cerca de 1,1ºC, según la Organización Meteorológica Mundial.

"La Agencia Internacional de la Energía estima que hará falta un promedio de 3,5 billones de dólares anuales (de inversiones en el sector energético) durante 30 años para contener el aumento de las temperaturas a un mínimo de 2ºC", es decir, el doble de la cifra actual, advirtió el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim.

Medio centenar de jefes de Estado y de gobierno asistirán a la cumbre, entre ellos el mexicano Enrique Peña Nieto, el español Mariano Rajoy, el boliviano Evo Morales, la británica Theresa May y varios presidentes africanos.

En cambio, grandes países emisores de gases de efecto invernadero estarán representados a un nivel inferior, ministerial por ejemplo en el caso de China e India.

Schwarzenegger no abandona


Trump no fue invitado a la cumbre y Estados Unidos estará representado por un miembro de la embajada.

"No pasa nada que Trump haya rechazado el Acuerdo de París", aseguró el lunes el exgobernador de California, Arnold Schwarzenegger. "Nadie ha abandonado (...) Nosotros, a nivel subnacional, tomaremos el relevo", dijo el fundador de R20, una red de autoridades regionales.

Uno de los asuntos más espinosos que serán tratados es la promesa de los países ricos de elevar a 100.000 millones de dólares anuales de aquí a 2020 la financiación destinada a los países en desarrollo, para poder adaptarse a los impactos del calentamiento, con la construcción de diques, sistemas de alerta, elevación de las viviendas, etc.

"La pieza faltante en el puzle son las inversiones para ayudar a los países pobres a acceder a energías limpias, de manera que no sigan el modelo basado en las energías fósiles de los ricos", dijo Mohamed Adow, de la organización Christian Aid, que representa a los intereses de los primeros en el foro climático de la ONU.

De la energía hidroeléctrica al café 

El calentamiento favorece los episodios meteorológicos extremos y según algunos climatólogos, el volumen de sequías, incendios forestales, inundaciones y huracanes debidos a las alteraciones del clima se ha duplicado desde 1990.

Las consecuencias son múltiples y abarcan todas las áreas: deshielo, elevación del nivel del mar, alteración de los ecosistemas, cambios en los cultivos...

En América Latina, por ejemplo, la generación de energía hidroeléctrica caerá 25% para el año 2040, pese a que la demanda energética se duplicará, advirtió recientemente a la AFP Gustavo Mañez, coordinador de Cambio Climático para América Latina y el Caribe de ONU Medio Ambiente.

Los cultivos de café en esa región, la principal productora del mundo, podrían sufrir en los próximos años una caída de hasta 88% debido al aumento de las temperaturas y a los cambios en el régimen de lluvias, según un estudio de octubre en el que participó el Centro Internacional de Agricultura Tropical de Colombia.

Por: RCN Radio y AFP