Cargando contenido

Analistas políticos e internacionales debatieron en RCN Radio sobre la mesa en Barbados y las sanciones al gobierno de Maduro.

Juan Guaidó busca ponerle fin al régimen de Marduro
Juan Guaidó busca acabar el régimen de Marduro.
Nicolás Maduro y Juan Guaidó / AFP

La analista internacional Laura Gil y el ex viceministro de Justicia Rafael Nieto Loaiza debatieron, a instancias de RCN Radio, sobre los diálogos que el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición mantienen en Barbados y si estos tienen o no futuro.

Para Laura Gil hay que ponerle fe a lo que allí sucede porque “nadie tiene la receta. Ya se intentó el levantamiento  militar desde adentro y no función; afuera no hay intención de intervenir, Estados Unidos lo descartó y no queda mas que sentarse a hablar”.

Por su parte Rafael Nieto consideró que la apuesta que se hizo a nivel internacional diciendo que el régimen de Maduro colapsaría, fracasó. “Esa era la intención de lo que pasó en la frontera en febrero y el intento de derrocamiento de Maduro, que terminó abortándose. Hubo imprudencia de Leopoldo López y Juan Guaidó al hacer público el aparente acuerdo entre Estados Unidos y la oposición, con personas relevante de Sebin y las Fuerzas Militares”.

Lea aquí: Gobierno de Maduro acusa a UE de enturbiar diálogo político venezolano

Para Nieto, ese episodio de intento de alzamiento militar que tuvo lugar el 30 de abril, mostró la “debilidad de la oposición y la apuesta equivocada de algunos sectores tratando de que no se contara con Maduro para buscar una salida al problema venezolano”.

Hay que aceptar, como dice Rafael Nieto, que la realidad es que Nicolás Maduro está en el poder y que “en contra de lo que se dice, las Fuerzas Armadas, al menos una parte, siguen apoyándolo”. El diálogo en ese sentido está “mal planteado y debe ser en condiciones distintas”, aseguró.

Audio

[AUDIO] Debate de analistas Laura Gil y Rafael Nieto sobre diálogos en Venezuela.

0:27 5:25

Para ambos analistas, hay un punto en común y es que las exigencias de la oposición para sentarse a dialogar no están bien pensadas.

Laura Gil señala que muchas de las condiciones solicitadas por Juan Guaidó (cese de la usurpación, elecciones libres y gobierno de transición) son el resultado que deberían tener los diálogos, no la exigencia para hablar.

Decirle a Maduro que se tiene que ir mañana, mata cualquier tipo de conversación. El resultado debe ser el adelanto de elecciones y la salida de Maduro, pero eso no va  pasar de un día para otro", dijo.

Añade que "en Estados Unidos aceptan que puede tomar como mínimo un año para poder tener elecciones más o menos justas, bien organizadas. Este escenario de tener dos presidentes no funciona, porque por ejemplo, el presidente legitimo (Juan Guaidó) no tiene control sobre ninguna parte de su territorio”, dice la internacionalista.

Le puede interesar: Delegados de gobierno y oposición venezolana continúan diálogos en Barbados

Rafael Nieto considera de entrada que el diálogo por el diálogo es inútil y que como se ha desarrollado hasta hoy, solo se fortalece el régimen de Maduro.

“El resultado deber ser traer una fecha para hacer elecciones en las que el mismo Maduro pueda participar. Todo el proceso electoral debe hacerse con él porque el chavismo no es Maduro, él es solo una cara del problema y no considerar eso es un error de la oposición”, señala el ex viceminitro.

Laura Gil comparte la visión. “Lo que la oposición debe pedir es la salida de Maduro de aquí a un tiempo necesario para que se dé la transición. Hay varios pasos democráticos antes de sacar a Maduro, incluso pensar en que el ‘madurismo’ pueda participar en las elecciones”.

Para los analistas, estas son las condiciones a las que debe ceder la oposición. Nieto habló también de aquellas que debe permitir el gobierno de Maduro.

“El régimen debe permitir la construcción de un único Congreso; para eso hay que hacer elecciones anticipadas. Hay que renovar de manera paritaria el Consejo Nacional Electoral para dar garantías de elecciones transparente y justa y si hay empate, que llegue un experto de la ONU para que dé garantías. Además, que salgan los presos políticos de la cárcel”, dice Nieto.

Laura señaló en este debate en RCN Radio que Estados Unidos, tanto los republicanos como los demócratas, no apoyan una intervención militar aunque siempre haya algún sector del Gobierno que tenga preparada la opción.

Más enSe conmemora el Día de Mandela, a 101 años de su nacimiento

Nieto enumeró, en cambio, los esfuerzos que deben hacerse para buscar las salida a la crisis y que en caso de no cumplirse, desatarían la intervención todavía posible y pensada por un sector agresivo del gobierno estadounidense.

En primer lugar, se debe trabajar para que “Rusia y sus aliados presionen a Maduro para una salida concertada. La clave está más en China que en Rusia y hay diálogos entre Estados Unidos y otros gobiernos con el régimen Chino”.

Luego, Nieto habla de un esfuerzo para la “neutralización del aliado fundamental interno, que es Cuba, quien controla la inteligencia dentro del país y diseña la política de represión para sostenimiento del régimen”.

Asimismo, considera que se deben buscar caminos que permitan darles algún tipo de seguridad a las figuras del régimen, “que si saben que van a ser sancionados, se van a enquistar más en el poder”.

Finalmente, “mostrarles a las Fuerzas Militares que es posible la transición y todo esto sobre la base de que Maduro pueda concluir que es posible una salida concertada”.

La posición encontrada en el debate fue respecto a las sanciones. Laura Gil, cree que “ya se logró lo que se pudo con sanciones” y que “el resto impactará a víctimas del régimen”.

Rafael Nieto cree que sí se necesitan sanciones pero condicionadas para que contribuyan al diálogo y a la salida concertada de Maduro.

Colombia frente a la crisis venezolana

Si el Gobierno colombiano fuera inteligente, dice Laura Gil, reclamaría como un logro que Oslo (Noruega) se ofreciera como mediador del diálogo de Barbados y sentara a Maduro.

No obstante, hoy tiene una posición frente al diálogo “ambigua en público, pero en privado lo condena diciendo que es relegitimar a Maduro y que eso le permitirá ganar tiempo”.

Para ello, que el presidente Iván Duque y su gobierno sigan repitiendo que “debe cesar la usurpación”, ya no sirve de nada. Lo que debería hacer es “mantener unida a la oposición venezolana, que está fragmentada desde que Chávez asumió el poder. Hoy Leopoldo López es uno de los grandes enemigos de Juan Guaidó; hay división”, puntualiza.

Rafael Nieto comparte esa afirmación. La oposición para él es “un desastre. Parte de lo que ocurre es problema de esta fragmentación”. Por eso, Colombia “no puede  quedarse atrapada en su posición inicial de que había que tumbar a Maduro. Esa es la posición del presidente Duque, incluso en campaña puso una demanda contra él en la CPI, pero aquí hay que moverse”.

Eso sí, el ex viceministro insiste en que no hay que renunciar al objetivo pedir una transición democrática y “por ahí debería transitar Colombia. En obtener ventajas estratégicas claras con el régimen a cambio de flexibilizar su posición”.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido