Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Despliegan policías en París por los Chalecos Amarillos
AFP

El ambiente era tenso en la capital francesa, donde este sábado se llevaron a cabo varias marchas simultáneamente: además de la manifestación por el clima, también tuvo lugar una protesta de los "chalecos amarillos", que critican la política social y fiscal del Gobierno, y otra contra un proyecto de reforma de las jubilaciones. 

Lea aquí: Venezuela nuevamente registra problemas en el servicio de energía

Pero ya estallaron varios incidentes en el centro de la ciudad, cuando un millar de activistas de grupos violentos, los "Black Blocs", se infiltraron en una manifestación por el clima, lo que llevó a las ONG a pedir a los manifestantes que abandonaran la marcha. 

A primera hora de la tarde, 137 personas habían sido arrestadas y 174, multadas, en las zonas en las que estaba prohibido manifestarse, según la prefectura de la policía. 

En este contexto, las ONG Grenpeace y Youth For Climate, que convocaron la manifestación por el clima, instaron a los manifestantes a abandonar la marcha, a causa de la violencia. 

"No asuman ningún riesgo y abandonen la marcha por el clima. No se están dando las condiciones de una manifestación no violenta", tuiteó Greenpeace, denunciando el uso de gases "lacrimógenos contra manifestantes no violentos y familias". 

En el bulevar Saint-Michel, en el barrio latino, militantes de extrema izquierda -algunos con la cara tapada- lanzaron objetos contra las fuerzas de seguridad y vandalizaron una sucursal bancaria. 

Los agentes recurrieron una vez a los gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes, que se dirigían hacia la avenida de los Campos Elíseos, donde en anteriores marchas se saquearon tiendas.

"Nos tratan como a criminales", denunció Brigitte, una activista ecologista. "Nos reunimos para decir que no podemos vivir. No es sólo una manifestación contra un presidente sino contra todo un sistema", explica por su parte una mujer en sudadera, con capucha, bajo el disfraz del anonimato.

La prefectura de policía movilizó a 7.500 agentes, cañones de agua y vehículos blindados. Desde el viernes por la tarde, se acordonaron barrios enteros del centro de la capital. 

Respecto a los "chalecos amarillos", las autoridades afirmaron temer episodios violentos, como ya ocurrió en anteriores manifestaciones de este moviemiento, que llevan diez meses protestando contra la política social y fiscal del Gobierno.

Una fuente de las fuerzas de seguridad ya había anticipado el riesgo de "convergencia" entre los "chalecos amarillos" y los llamados Black Blocs, grupos violentos "que quieren romperlo todo". 

Algunos activistas esperan que se produzca una "convergencia" entre varias marchas, como Aurélie Trouvé, del movimiento antiglobalización Attac, para quien "las preocupaciones del fin del mundo y del fin de mes se han hilvanado".

"Este día es simbólico para nosotros, por la convergencia de luchas por el clima y la de las jubilaciones", indicó Eric, un "chaleco amarillo" llegado desde Toulouse junto a su compañera. Ambos preveían participar en la manifestación por el clima organizada por los ecologistas. 

Los organizadores esperan una fuerte movilización, pese a que la manifestación del viernes para promover más medidas contra el cambio climático movilizara a algo menos de 10.000 personas en la capital, según un recuento para los medios de comunicación del gabinete Occurrence. 

Le puede interesar: Fue orden del Palacio de Nariño utilizar a 'Los Rastrojos' para extraer a Guaidó: Maduro

Por su parte, el sindicato Fuerza Obrera convocó una marcha contra la reforma de las jubilaciones este sábado, en el que también se celebran las Jornadas del Patrimonio, que cada año atraen a decenas de miles de visitantes. 

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.