Cargando contenido

El pasado 17 de diciembre, el vehículo del cónsul de España en Bogotá chocó contra un motociclista que murió. El diplomático se fugó.

Sergio Krsnik Castelló
Sergio Krsnik Castelló, consúl de España en Bogotá
Foto El Mundo

El pasado 17 de diciembre se registró un trágico accidente de tránsito en la vía de Doradal, Antioquia, cuando el vehículo en el que se movilizaba el cónsul de España en Bogotá, Sergio Krsnik Castelló, chocó contra una motocicleta y murió su piloto. El diplomático se dio a la fuga.

Sin embargo, esta información no se conoció en Colombia y hoy cuatro meses se conocen detalles del accidente tras una revelación del diario El Mundo.

El encargado de la investigación fue el periodista Pedro Simón, quien en diálogo con RCN Radio relató los detalles que conoció del trágico hecho que calificó como "La crónica de una pésima decisión".

"Murió el motociclista y el cónsul cometió el error de largarse, fue interceptado por la Policía más adelante, le tomaron la declaración" y fue dejado en libertad, narró el periodista español.

Dice que Castelló se fue al Consulado en Bogotá, guardó el carro y le dijo a un trabajador que "hiciera desaparecer el impacto trasero de la motocicleta, y cuando esta persona iba hacer eso lo que ocurre es que personas de seguridad se lo impiden".

Simón indicó que cuando conoció la denuncia se dirigió a la oficina diplomática de España para preguntar qué información tenían y si se iba aplicar alguna sanción a este hombre.

"Ha habido un silencio absoluto para que esto no se sepa, hay un manto de silencio por parte de la Embajada y el Consulado de España en Colombia, lo razonable es que cuando se produce una situación de este tipo a quien representa tu país, lo sancionen, pero aquí en España no nos sorprende que no pase nada", agregó.
 

Señaló que "no me sorprendería que no sucediera (la destitución) ya estamos cansados los españoles de ver cosas irregulares que no acaban, pero estamos esperando alguna reacción”.

El comunicado del diario español dijo que según las entrevistas que hizo, puede calificar al cónsul como autoritario y excéntrico. Por ejemplo, contó que este sujeto permite que su mascota haga sus necesidades en cualquier parte de las dependencias consulares.

"Me han contado que es un hombre complicado para trabajar con él, no tiene buena relación con el resto de empleados que se calcula suman como 40 trabajadores", explicó.

Según la investigación que dio a conocer el diario El Mundo, cuando la Policía lo interceptó y le preguntó por el accidente, el cónsul manifestó desconocer por qué lo estaban requiriendo.

"Se le comunicó el motivo, contestó que la marca de color rojo que llevaba en el carro era de un golpe previo y fue trasladado a la estación de Policía Doradal con el fin de tomarle declaración. Una vez cumplido el trámite, llegó al Consulado ocultó el carro en el garaje y ordenó a un miembro del personal administrativo que quitara las marcas del impacto", señala el diario.

Cabe recordar que la Convención de Viena para las relaciones diplomáticas, la cual integra a varios países, entre ellos Colombia, en el artículo 29 señala que un agente diplomático no puede ser objeto de arresto ni detención y que el Estado receptor lo tratara con el debido respeto, lo que podría explicar por qué habría quedado en libertad.

"Yo quise hablar con el embajador y creo que desconocían la noticia, creo que desde Bogotá no habían informado a Madrid de esto, es una sensación que tengo. Creo que a raíz de mi llamado fue cuando lo debieron conocer", puntualizó.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido