Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

ycalderon
Moto acuática
AFP

Un escocés enamorado se compró una moto acuática para eludir el confinamiento, cruzó el mar embravecido de Irlanda y caminó horas para visitar a su novia, pero acabó en prisión por violar las restricciones contra la pandemia.

Lea aquí: Jeffrey Epstein: Maxwell pide libertad bajo fianza a cambio de 28,5 millones de dólares

Según la BBC, Dale McLaughlan, un habitante de Ayrshire, en el sur de Escocia, conoció a su novia en septiembre cuando trabajaba como reparador de techos en la isla de Man, un territorio autónomo británico en el mar de Irlanda.

Al terminar el contrato el joven de 28 años volvió a casa y no había podido volver a ver a su novia porque la isla de Man, pese a su cercanía a Escocia, prohibió las visitas a los no residentes debido a la epidemia de covid-19.

Desesperado, el enamorado alquiló el pasado viernes una moto acuática, pese a que nunca había pilotado una, con el objetivo de recorrer clandestinamente los 40 kilómetros de travesía.

Según sus cálculos, el viaje debía durar 40 minutos pero tardó más de cuatro horas en llegar a la isla con un mar agitado y a unos 8 °C. Después todavía tuvo que caminar 24 kilómetros para llegar a casa de su novia, informa la BBC, que cita documentos del proceso legal.

La policía lo detuvo el domingo tras descubrir que había entrado ilegalmente y acudido a discotecas para festejar el reencuentro con su novia.

Lea también: Profesora que pateó a niña de cinco años solo pagará 30 días de cárcel

Un juez lo condenó a cuatro semanas de prisión por violar "intencional y premeditadamente" las reglas de confinamiento en la isla de Man, a pesar de la petición de indulgencia del abogado que alegó que su cliente estaba deprimido.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.