Cargando contenido

Foto AFP



La justicia de Ecuador dictará sentencia el próximo miércoles en el juicio por asociación ilícita contra el vicepresidente Jorge Glas, involucrado en el caso de los millonarios sobornos entregados por la constructora brasileña Odebrecht.

"El Tribunal ha convocado a los sujetos procesales para anunciar su decisión el día miércoles 13 de diciembre a las 16:00" locales, informó este viernes la Fiscalía en su cuenta de Twitter.

Transcurridos 15 días desde que empezó el proceso en la Corte Nacional de Justicia, se cerró la fase de audiencias, en la que el fiscal general, Carlos Baca, pidió la pena máxima por asociación ilícita, de seis años de cárcel, para el vicepresidente.

"Quedamos en este momento con total humildad, pero también con total entereza, en manos de los señores jueces que sabrán valorar en su conjunto todas las pruebas presentadas", declaró Baca a la prensa.

El fiscal también pidió que los acusados cumplan con la "reparación integral" al Estado por un monto de 33,3 millones de dólares. Entre los procesados también está el tío del vicepresidente, Ricardo Rivera, y otras siete personas.

La Fiscalía acusa a Glas, durante años responsable de sectores estratégicos, de haber recibido a través de su tío unos 13,5 millones de dólares en sobornos por cinco contratos adjudicados a Odebrecht, que habría repartido en Ecuador alrededor de 47,3 millones de dólares en coimas.

Glas, el político en activo de mayor rango en ser procesado por este caso que ha sacudido los círculos del poder y la política en América Latina, cumple prisión preventiva desde el pasado 2 de octubre.

En el último día de audiencia el vicepresidente insistió en que no existen pruebas para condenarlo.

"Me he sometido a la justicia a pesar de que ciertos actores de justicia, me refiero a la Fiscalía en particular, están actuando por componendas políticas y por un pacto con Odebrecht", dijo Glas a la prensa.

El juicio contra el vicepresidente tiene como telón de fondo la fractura en el seno del movimiento oficialista (en el poder desde 2007), dividido entre los partidarios del exmandatario Rafael Correa y los del presidente Lenín Moreno, quien le retiró las funciones a Glas en agosto.

El exgobernante y Glas sostienen que Moreno se ha aliado con la oposición tradicional y se sirve de la lucha contra la corrupción para desprestigiarles.

La Fiscalía advierte desde hace semanas que Glas y otros involucrados podrían ser acusados de más delitos como cohecho y enriquecimiento ilícito, con penas mucho más severas.

 

Por: AFP