Diez muertos en ataque turco contra ciudad controlada por los kurdos en Siria. Foto: AFP

Los bombardeos turcos en la región de Afrin, en el noreste de Siria, dejaron diez muertos el sábado, la mayoría de ellos civiles, afirmó un portavoz de la milicia kurda que controla la región. "Siete civiles murieron, entre ellos un niño de ocho años, así como dos mujeres combatientes y un hombre combatiente", declaró Birusk Hasakeh, portavoz de las Unidades de Protección Popular (YPG) en Afrin. El brazo político de las YPG, el Partido de la Unión Democrática (PYD), afirmó el sábado que 25 civiles habían resultado heridos en bombardeos turcos. Por su parte, Ankara también declaró que hubo bajas pero que todas eran militantes kurdos. Afrin, una región montañosa situada en la provincia septentrional de Alepo, es el hogar de más de un millón de personas, incluidas familias desplazadas por el conflicto que asola Siria. Turquía lanzó el sábado un operación aérea y terrestre, bautizada operación "Rama de Olivo", en el norte de Siria, destinada a expulsar a las YPG, milicia kurda que considera una organización terrorista. La operación se lanzó pese a las advertencias estadounidenses de que la acción podría desestabilizar la región. Frente a esta ofensiva turca, Rusia pidió "retención", a la vez que Damasco afirmó el jueves que la aviación siria abatiría cualquier aparato militar turco que entre en su espacio aéreo. Reino Unido consideró por su parte que Turquía tenía un "interés legítimo" en garantizar la seguridad de sus fronteras. Por AFP