Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Dos de los colombianos asesinados en Venezuela habrían sido degollados

El embajador de Colombia en Venezuela, Luis Eladio Pérez, confirmó en RCN La Radio que en la morgue del municipio San Carlos del Zulia, en Venezuela, se encuentran los ocho cuerpos, de los cuales cinco han sido identificados como colombianos y que se especula que dos de ellos habrían sido degollados.

"En la morgue están 8 cadáveres, cinco de los cuales fueron identificados como ciudadanos colombianos y tres están en proceso de identificación", dijo el diplomático.

El Embajador Pérez contó que los cuerpos fueron encontrados en el sector conocido como Orope, entre Boca la Grita, Venezuela, y la zona limítrofe de Puerto Santander, en Norte de Santander (Colombia).

"El cónsul del Estado Zulia, Hernando Ariza, se ha hecho presente para el acompañamiento de las diligencias previas de la investigación y también para asistir a los familiares que han llegado para reclamar a las víctimas", señaló.

Fuentes policiales señalaron de manera extraoficial que los presuntos paramilitares patrullaban la zona y fueron sorprendidos por otro grupo paramilitar (presuntos miembros de 'Los Urabeños' y 'Los Rastrojos') que busca el dominio de las rutas del narcotráfico, sin embargo, el embajador reitera "que todo es especulación".

"Nosotros nos limitamos a la investigación y a conocer los resultados de la misma", afirmó Pérez.

Frente a las versiones que afirman que "los asesinos utilizaron fusiles y filosos cuchillos para masacrar a ocho colombianos en el municipio Catatumbo. A dos de las víctimas las degollaron en el sector río Chico, mientras que a los otros seis los acribillaron a balazos y los apilaron en Caño Motilón, esta fue respuesta del diplomático:

"No conozco el informe de los médicos legistas de la morgue de San Carlos. Se especula, aunque no tengo la información exacta por parte de las autoridades, que dos de ellos fueron degollados".

El embajador Luis Eladio Pérez aseguró que es común que estos hechos se registren en una frontera muy grande y que "es permeable a que se presenten situaciones", sin embargo, "ambos gobiernos han hecho un gran esfuerzo para lograr controlar esta línea con asistencia permanente de las autoridades".