Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Durante visita a escuela en Nueva York, Francisco vuelve a referirse a los inmigrantes

Foto AFP



Durante su visita a la escuela católica Nuestra Señora Reina de Ángeles en el sector de East Harlem en Nueva York, el Papa Francisco volvió a referirse al tema de los inmigrantes en los Estados Unidos.

"Me han contado que una de las lindas características de este trabajo es que algunos alumnos vienen de otros lugares y muchos de otros países, y eso es bueno. Aunque sé que no siempre es fácil tener que trasladarse y encontrar nueva casa, y nuevos  amigos, hay que empezar.  Encontramos personas que nos abren puertas y nos muestran su ternura, su amistad y su comprensión, y buscan ayudarnos para que no nos sintamos extraños, extranjeros, y gente que nos va ayudando a sentirnos en casa”, aseguró.

El Papa realizó un breve discurso en la escuela católica. Tomó quince minutos para su intervención que hizo en español.

"Aunque a veces la imaginación se vuelve a nuestra patria, encontramos gente buena que nos ayuda a sentirnos en casa. Qué lindo es poder sentir la escuela, los lugares de reunión, como una segunda casa. Esto no solo es importante para ustedes, sino para sus familias".

En su intervención, Francisco hizo referencia a Martin Luther King "quien soñó que niños y personas tuvieran igualdad de oportunidades, que tuvieran acceso a la educación, que muchos hombres y mujeres pudieran llevar la frente bien alta, con la dignidad de quien puede ganarse la vida".

Por último, el Papa invitó a los niños y jóvenes a soñar a pesar de las situaciones difíciles que se les presente en la vida. "Ayuden a contagiar la alegría a todas las personas que tienen cerca. No siempre es fácil. En todas las casas hay problemas, hay situaciones difíciles, pero no dejen de soñar con que puedan vivir con alegría. Donde hay sueños, donde hay alegría, ahí siempre está Jesús". 

Al terminar, Francisco se trasladó a una caravana al Central Park, en donde las autoridades estiman que unas 80.000 personas participarán en el recorrido al que sólo podrán acceder quienes tengan una de las entradas que fueron sorteadas semanas antes de la llegada del papa a Estados Unidos.

Una vez que concluya la procesión el papa Francisco se trasladará al Madison Square Garden donde ofrecerá una misa ante unos 20.000 fieles en el último acto de su visita a la Gran Manzana antes de continuar su viaje el sábado hacia Filadelfia.