Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Canciller Carlos Holmes Trujillo y Luis Almado, secretario general de la OEA
El canciller Carlos Holmes Trujillo acordó con Luis Almado, secretario general de la OEA, la conformación de un grupo de trabajo para analizar la situación de los migrantes venezolanos en Colombia.
Cortesía: Cancillería

Un duro choque diplomático se produjo este miércoles entre las delegaciones de Colombia y Venezuela acreditadas ante la Organización de Estados Americanos (OEA), incluido el propio canciller Carlos Holmes Trujillo, que tuvo como origen la migración de ciudadanos venezolanos al país.

El canciller Carlos Holmes Trujillo reiteró en el seno de la OEA, con sede en Washington, la necesidad de responder a la crisis migratoria venezolana con medidas regionales e internacionales.

"Mi país, bajo el Gobierno del presidente (Iván) Duque, ha resuelto hacerle frente a esta crisis migratoria mediante medidas nacionales, regionales y globales", aseguró Trujillo en un discurso ante el Consejo Permanente de la OEA.

El titular de Exteriores enfatizó que el Ejecutivo tiene el "propósito" de "avanzar en los esfuerzos internos, avanzar en las acciones regionales y contribuir al mejor adelantamiento de las acciones multilaterales" para dar soluciones a la crisis migratoria.

Las palabras de Trujillo ante el Consejo Permanente de la OEA provocaron la reacción de Venezuela, cuya representante Asbina Ixchel Marín acusó al Gobierno colombiano de querer "derrocar" el Ejecutivo del presidente venezolano, Nicolás Maduro, por "todos los medios posibles, incluido el militar".

"El Gobierno de Colombia puso voceros para decir que quiere la paz y otros para decir que quiere la guerra. Unos días parece que solo habla de diplomacia y otros días parece decidirse por el golpe", aseguró Marín, quien apuntó que el Gobierno colombiano se ha "autodesignado" la tarea de "derrocar" a Maduro.

Lea también: El G20 celebra su décima cumbre en un clima de tensiones sin precedentes

A su turno el embajador de Colombia ante la OEA, Alejandro Ordóñez, aseguró que el país siempre ha rechazado la opción bélica. 

"Colombia siempre ha rechazado la solución belicista, la solución militar, pero siempre ha insistido e insistirá, con igual contundencia, en la necesidad de que se restablezca el ordenamiento jurídico roto”, reiteró Ordóñez. 

El embajador Ordóñez también hizo énfasis en el trabajo internacional del gobierno colombiano para ayudar a los migrantes venezolanos. "No renunciaremos a la defensa de los derechos humanos en Venezuela", sentenció Ordóñez. 

Más tarde, el canciller Trujillo también se refirió ante los periodistas a la formación de una "plataforma financiera" que permita sufragar los costes de esta crisis migratoria, así como a la recaudación de fondos para ello; misión para la que -aseguró- contarán con la participación de bancos de desarrollo.

"Cifras no hay, pero damos pasos adelante en la construcción de la plataforma financiera regional que va a contar con la participación del Banco Mundial, de la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) y la contribución de países como EE.UU. y miembros de la Unión Europea (UE), entre otros países", comentó Trujillo, que no aportó más detalles.

El canciller colombiano se reúne este miércoles durante su visita a Washington con dirigentes del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para abordar este tema, tal y como él mismo especificó.

Según datos de octubre, la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) estiman que casi 2,5 millones de venezolanos han dejado su país en los últimos cuatro años.

De acuerdo con el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), se espera que a finales de 2018 su número alcance los 4 millones.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.