El Departamento de Estado de los Estados Unidos se pronunció sobre la crisis política que vive Venezuela y reiteró que la solución  a la misma se debe dar desde su interior con la conciliación del Gobierno de ese país y la oposición, aunque señaló que no está de más la ayuda que se pueda brindar desde otros países.

Lidia Barraza, portavoz de esta dependencia del gobierno norteamericano, aseguró en RCN Radio que la sanción económica aplicada a los magistrados del Tribunal Supremo de Venezuela es un ejemplo de las presiones que se pueden ejercer para que el presidente Nicolás Maduro reconozca los errores que está cometiendo en su mandato.

“Son acciones en las que se prohíben que los ciudadanos de nuestro país hagan negocios con esas personas sancionadas, también hablamos de un congelamiento de sus bienes (...) no es una acción contra el pueblo venezolano, simplemente contra aquellos que quieren atentar contra la democracia”, dijo la funcionaria.

Barraza aseguró que Colombia es uno de los países más afectados por la crisis social y política que vive Venezuela y por eso le dará su respaldo, ya que según ella es una nación estratégica en el desarrollo de las alianzas binacionales que le interesan a Estados Unidos en América Latina.

“Estados Unidos está trabajando dentro del marco que estipula la Organización de los Estados Americanos, nuestros socios en la OEA estamos preocupados por lo que ocurre en Venezuela, la crisis de ese país debe tener una solución venezolana, pero con la ayuda de sus vecinos, quienes deben defender las organizaciones democráticas”, dijo la portavoz del Departamento de Estado de EE. UU..

El Gobierno de los Estados Unidos reiteró que las alianzas con Colombia no se van a terminar y que por el contrario serán fortalecidas, especialmente en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, teniendo en cuenta que hay oportunidades de desarrollo regional.