Cargando contenido

La decisión se tomará si se agotan sus recursos en San Diego.

Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE)
Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en Estados Unidos.
AFP

Las autoridades de EE.UU. anunciaron que los inmigrantes que esperan pedir asilo en su territorio tendrán que esperar en México si se agotan sus recursos en el puerto de San Ysidro, en San Diego (California) y por donde planean entrar este domingo miembros de la caravana de migrantes centroamericanos.

Solo tendrían que esperar en México aquellos inmigrantes que traten de ingresar sin la documentación apropiada por el puerto de San Ysidro y en caso de que ya estén llenas las instalaciones donde se retiene a los inmigrantes indocumentados, informó este sábado en un comunicado la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

En una nota, Pete Flores, director de operaciones terrestres de CBP en el sector de San Diego, explicó que el paso fronterizo de San Ysidro ya está dividiendo a quienes tratan de ingresar en Estados Unidos en dos filas: una para aquellos con los documentos apropiados y otra para los que no los tienen.

Cuando se alcance la capacidad máxima en el puerto de San Ysidro, solo podrán entrar personas sin documentos "cuando las condiciones de seguridad lo permitan", según dijo Flores.

"Dependiendo de las circunstancias del puerto en el momento de la llegada, es posible que los individuos tengan que esperar en México mientras los oficiales de CBP trabajan para procesar a aquellos que ya están dentro de nuestras instalaciones", explicó Flores.

La caravana de migrantes centroamericanos llegó esta semana a Tijuana, frontera con San Diego (EE.UU.), y ahora se está preparando para una caminata desde su ubicación en esta ciudad hacia la garita de San Ysidro, donde intentarán comenzar sus trámites de asilo en Estados Unidos, según informó hoy la organización.

Será este domingo cuando el "Viacrucis Migrante", que inició su travesía el 25 de marzo en Chiapas y un mes después llegó a la frontera norte de México, se dirija hacia el cruce fronterizo de San Ysidro.

La caravana llegó a estar compuesta por 1.500 personas y, coincidiendo con su avance, Trump ordenó el despliegue en la frontera con México de la Guardia Nacional, un cuerpo de reserva de las Fuerzas Armadas que actualmente tiene unos 900 miembros en la zona limítrofe, según datos oficiales.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido