Cargando contenido

El Pentágono informó en un comunicado que efectuó el test de vuelo.

Lanzamisiles estados unidos
AFP

Este lunes, Estados Unidos anunció que llevó a cabo una prueba con un misil de crucero, desde la isla de San Nicolás, en California, que impactó a más de 500 kilómetros, semanas después de su retirada oficial del llamado tratado nuclear.

El Pentágono informó en un comunicado que efectuó el test de vuelo de "un misil de crucero configurado convencionalmente y lanzado desde tierra" este domingo, a las 14.30 hora local (21.30 hora GMT).

Lea también: EE.UU. desarrollará nuevos misiles tras salir del tratado nuclear con Rusia

"El misil de prueba salió de su lanzadera móvil en tierra e impactó de forma precisa su objetivo tras más de 500 kilómetros de vuelo", agrega la nota.

El Pentágono subrayó que "los datos recopilados y las lecciones aprendidas de esta prueba" darán información al "Departamento de Defensa sobre las capacidades futuras del medio alcance".

De seguir en vigor el tratado de Eliminación de Misiles de Corto y Mediano Alcance (INF), esta prueba hubiera supuesto una violación del arreglo, ya que el proyectil lanzado desde tierra voló más de 500 kilómetros de distancia.

Se trata del primer test de este tipo que lleva a cabo EE.UU., desde su retirada oficial de ese acuerdo, el pasado 2 de agosto.

El tratado, suscrito por EE.UU. y Rusia en 1987, estipulaba la destrucción por parte de los firmantes de los misiles balísticos y de crucero, lanzados desde tierra, de corto y mediano alcance, es decir con rangos de entre 500 y 5.500 kilómetros.

Lea también: Donald Trump dice que Kim Jong Un se disculpó por pruebas de misiles

A comienzos de este mes, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció la retirada de su país del arreglo, después de que seis meses antes, denunciara el tratado ante la negativa de Moscú, de destruir un misil de crucero Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN) que, según Washington, violaba las condiciones del pacto al tener un alcance de más de 500 kilómetros.

Rusia ha rebatido las críticas de Occidente de que es el único culpable del fin de este tratado, el primero de desarme de la Guerra Fría, y acusó a EE.UU. de poner en peligro la seguridad de Europa y el sistema mundial de control de armamento.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido