Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

ESMAD
Esmad en la Plaza de Bolívar.
Colprensa

El Gobierno estadounidense expresó este martes su "profunda tristeza" ante los al menos 20 fallecidos en las protestas de estos días en Colombia por la ya retirada reforma tributaria y pidió máxima moderación a la policía para evitar más muertes. 

Lea además: Cámara Baja de EE.UU. pide retirar apoyo militar a Colombia

"Urgimos a la máxima moderación a las fuerzas públicas para evitar más pérdidas de vidas", afirmó Jalina Porter, quien agregó que Washington sigue apoyando al gobierno en "sus esfuerzos para hacer frente a la situación actual mediante el diálogo político". 

La portavoz adjunta del Departamento de Estado afirmó que "en todos los países del mundo los ciudadanos tienen el derecho a protestar de manera pacífica", aunque rechazó el "vandalismo". 
 

Más contundente fue el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el demócrata Gregory Meeks, quien instó al presidente colombiano "a rebajar la violencia y dejar claro que el uso excesivo de la fuerza es inexcusable". 

Misión OEA condena uso excesivo de la fuerza

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) condenó este martes el uso desproporcionado de la fuerza pública durante las protestas en el país.

"La MAPP/OEA expresa su profunda preocupación y condena por los casos de uso desproporcionado de la fuerza pública que se han registrado en el marco de las movilizaciones y protestas que desde el 28 de abril se adelantan en el país", aseguró la Misión en un comunicado.

En ese sentido hizo un llamado urgente para que se investigue, judicialice y sancione a los responsables, y además rechazó "las acciones que involucran ataques de miembros de la fuerza pública contra la vida e integridad de quienes se manifiestan".

Además repudió las amenazas y violencias contra miembros de la comisión multisectorial de verificación, encabezada por la Procuraduría General de la Nación (Ministerio Público) y la oficina de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos (OACNUDH), ocurridos en la noche del lunes en Cali.

La representante en Colombia de la OACNUDH, Juliette de Rivero, denunció disparos de la Policía contra una misión humanitaria que estaba en Cali verificando la situación por las protestas.

"Mientras dábamos seguimiento a situación de DD.HH. en Cali no hubo disparos directos contra equipo ONU Derechos Humanos. Sin embargo, otros miembros de la comisión recibieron amenazas y agresiones, así como disparos por parte de la policía, sin que nadie resultara impactado", informó De Rivero en Twitter.

Sobre estas agresiones y otras que han sido denunciadas por organizaciones civiles, la MAPP/OEA reiteró un llamado "a las autoridades a garantizar el derecho fundamental a la protesta pacífica" e insistió en "que toda acción de la fuerza pública debe enfatizar la observancia, protección y respeto de los Derechos Humanos". 

Le puede interesar: La ONU denuncia uso excesivo de la fuerza contra manifestantes en Colombia

Igualmente puso sobre la mesa la necesidad de un diálogo nacional en el que el Estado, los actores políticos y la sociedad civil recurran a la calma para la resolución pacífica de las diferencias en momentos de tensión y vandalismo.

"La MAPP/OEA viene adelantando labores de monitoreo a las movilizaciones en Cali y otras zonas del país, y se pone a disposición del Estado y de las organizaciones convocantes para generar puentes de entendimiento, que permitan poner fin a la crisis que ha cobrado la vida de colombianos y colombianas", manifestó.

Fuente

AFP Y EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.