Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Niños migrantes separados de sus familias al ingresar a Estados Unidos
Niños migrantes separados de sus familias al ingresar a Estados Unidos por la política de "Tolerancia Cero" del expresidente Donald Trump.
AFP

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó, a través de un documento judicial citado por el diario The New York Times, que podría tomar al menos un año, y posiblemente dos, en estudiar los casos de casi 50.000 niños migrantes que fueron remitidos a la Oficina para la Reubicación de Refugiados (ORR) entre el 1 de julio de 2017 y el 25 de junio de 2018, justo antes de que empezará a regirse la polémica política de “Tolerancia Cero” del presidente Donald Trump, que ordenaba la separación de familias. 

Según el diario estadounidense, para identificar a las familias de estos niños el gobierno aplicaría un análisis estadístico y luego revisaría manualmente los casos de los menores de edad que, según los primeros resultados, tengan las mayores probabilidades de provenir de las familias separadas en la frontera sur de Estados Unidos.

Lea también: México ayudará a ordenar flujo de migrantes centroamericanos hacia EE.UU.

The New York Times recoge las declaraciones de Jonathan White, un comandante asignado como responsable de la reunificación familiar de parte del Departamento Federal de Salud y Servicios Humanos, en las que señala que el gobierno tiene un gran desafío.

Según White, muchos niños ya habían sido entregados a parientes, aunque no todos fueran sus padres, y que ya que muchos fueron dados de alta de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, el gobierno entonces "carece de acceso” a ellos para cumplir con su tarea manual de identificación y posterior reunificación.

La petición de Washington de tener ese plazo de dos años surgió de una demanda colectiva interpuesta por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), y por la cual, en junio de 2018 la jueza Dana M. Sabraw ordenó la reunificación de niños y padres que habían sido separados bajo la política de “Tolerancia Cero” de la administración de Trump. 

La ACLU, que con su demanda también logró que Donald Trump aboliera el mismo mes de junio su política de separación, se opuso en esta oportunidad al plazo que pide el gobierno.

De interés: Renunció la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU.

"Nos oponemos enérgicamente a un plan que podría demorar hasta dos años en ubicar a estas familias. El gobierno necesita tomar esto como una prioridad”, afirmó Lee Gelernt, abogado principal de la ACLU.

Lee añadió que "el gobierno reunió rápidamente recursos para separar a las familias. Debería hacer lo mismo para reparar el daño".

Pero la tarea de reunificación de familias también aplica, según la demanda de la ACLU, para los 2.814 niños que fueron separados después del 25 de junio de 2018, bajo la política de “Tolerancia Cero”.

De ese total, según Lee Gelernt, quien impugnó la política ante los tribunales en nombre de la ACLU, 2.749  ya fueron reunificados con sus familias o se han situado según los deseos de sus padres. Es decir, 65, que no es un número menor, aun no han sido entregados a los suyos.

Lea aquí: La Casa Blanca defiende suspensión de ayudas financieras a América Central

De esos 2.749  ya reunificados, el 49% volvió con sus padres, el 41% con parientes cercanos y el 10% volvieron con parientes lejanos, amigos de la familia u otras personas.

Un año después, la medida de Trump, que mereció críticas incluso desde su propio partido, el Republicano, está bloqueada por mandato judicial. 

Fuente

Sistema Integrado de Información y EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.