Cargando contenido

Foto: AFP


La encargada de negocios de la Embajada de EE.UU. en Honduras, Heide Fulton, instó a los hondureños a aceptar los resultados de las elecciones generales del pasado 26 de noviembre de manera pacífica, en el Día Internacional de los Derechos Humanos.


En una declaración publicada en su cuenta de Twitter, Fulton pide a todos los involucrados en el proceso electoral de Honduras "apoyar una determinación transparente, imparcial, oportuna y pacífica el resultado de la elección, consistente con la ley hondureña".


Lo anterior, añade, de una "manera que maximice la participación ciudadana y represente la voluntad del pueblo hondureño expresada en las elecciones del 26 de noviembre".


Los resultados difundidos por el Tribunal Supremo Electoral revelan un estrecho margen entre el presidente de Honduras y aspirante a la reelección, Juan Orlado Hernández, que se alza con el 42,98 % de los votos, y el principal candidato opositor, Salvador Nasralla, que sumó el 41,38 % escrutadas el 100% de las mesas y no acepta esos resultados por que son supuestamente fraudulentos.


Las denuncias de Nasralla llevaron a las autoridades de comicios a aceptar las recomendaciones de las misiones de observadores de la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA) y realizar un segundo escrutinio especial, de 4.753 actas electorales, que culminó esta madrugada.


En ese segundo escrutinio especial, Hernández tiene el 50,11 % de los votos y Nasralla el 31,54 %.


Esas actas son parte de las 5.719 que Nasralla, candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, ha denunciado que contienen la información que habría sido manipulada en el TSE para hacerle fraude y favorecer a Hernández, quien se presentó a una polémica reelección.


A las 4.753 actas se suman otras 1.006 actas electoral con inconsistencias que fueron revisadas por el organismo electoral los pasados días 3 y 4.


Nasralla, que con anticipación dijo que no aceptaría los resultados de los comicios, solicitó el viernes la nulidad de las elecciones en la fórmula presidencial, lo que también hizo el Partido Liberal, cuyo candidato presidencial es Luis Zelaya.


Tanto Nasralla como Hernández se declararon presidente electo el mismo día de las elecciones antes de que el TSE publicará su primer boletín, que entonces daban la ventaja al opositor, una situación que se revirtió y generó una crisis política, que deja una veintena de muertos.


El expresidente hondureño Manuel Zelaya dijo anoche que delegados de la OEA "presionan" para dividir a la Alianza de Oposición y han recomendado a Nasralla que "se desvincule por completo" de él porque "es chavista y pregona el socialismo democrático".


En una carta publica, Zelaya criticó a la encargada de negocios estadounidense en Honduras porque en los últimos dos días se ha "dedicado a avalar el conteo de las urnas del fraude (4.753), en un recuento espurio, voto por voto, de actas que todo el pueblo hondureño sabe perfectamente que han sido adulteradas a favor del ilegal candidato del Partido Nacional".


El expresidente Zelaya afirmó que el pueblo tiene el "deber" de manifestarse en las calles para "defender la victoria de Salvador Nasralla y de la Alianza", y llamó a los hondureños a "luchar todos los días sin descanso y entregarnos con todas nuestras fuerzas hasta las últimas consecuencias".


El TSE tiene hasta el 26 de diciembre para proclamar al presidente electo en los comicios, así como a los nuevos diputados y alcaldes.


En Honduras no hay segunda vuelta electoral y gana el aspirante que obtenga más votos.


EFE