Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Ejército de Israel
AFP

El ejército israelí reforzó este miércoles su presencia en Cisjordania y cerca de Gaza, un día después del anuncio del plan estadounidense para Oriente Medio, acogido de forma mayoritariamente positiva por los israelíes, mientras que en los palestinos generó rechazo absoluto.

En Cisjordania y en la Franja de Gaza se celebraron nuevas manifestaciones este miércoles contra el plan, que dejaron varios heridos. Los líderes palestinos consideran que el plan, que el presidente estadounidense Donald Trump presentó el martes en Washington junto al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, favorece a los intereses israelíes. 

Lea aquí: OMS convoca nueva reunión de urgencia sobre coronavirus

El presidente palestino Mahmud Abas, que en los últimos meses declinó las ofertas de diálogo de Washington, afirmó que el plan "no pasará".

Se espera que Abas explique en menos de dos semanas ante el Consejo de Seguridad de la ONU su rechazo al plan, anunció el miércoles el embajador palestino ante Naciones Unidas, Riyad Mansur. 

El plan de la Casa Blanca le daría a Israel soberanía sobre el Valle del Jordán, una gran área estratégica de la Cisjordania ocupada desde 1967 donde el ejército israelí acaba de fortalecer su presencia, y que se convertiría en la frontera oriental de Israel.

Con una bandera palestina en la mano, Thabit Atiya, de 52 años, se manifestó este miércoles en Tubas, en el mentado valle. "Estoy aquí para expresar mi oposición al plan de Trump", declaró. "Quiero mostrar que Palestina no está vacía y que sus habitantes originales siguen aquí". 

Sin embargo, este miércoles por la noche, tras esas manifestaciones, el ejército anunció refuerzos con "tropas de combate suplementarias". Además se registró el disparo de un cohete contra Israel procedente de la Franja de Gaza, indicó el ejército israelí.

"Oportunidad única"

Según el plan, Jerusalén seguirá siendo "la capital indivisible de Israel", y se propone crear una capital del Estado palestino, en los alrededores de Jerusalén Este.

Algo inaceptable, responden los palestinos. "Es imposible para cualquier niño, árabe o palestino, aceptar que no se tenga Jerusalén" como capital de un Estado palestino, dijo Abas, una posición que comparte Hamas, el movimiento islamista que controla la Franja de Gaza, enclave geográficamente separado de Cisjordania.

"El llamado equipo estadounidense por la paz únicamente copió y pegó el plan de Netanyahu y de los colonos", criticó Saëb Erekat, secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). 

"Este plan no aportará ninguna solución y fomentará las tensiones, y probablemente más violencia y derramamiento de sangre", sostuvieron las Iglesias católicas de Tierra Santa en un comunicado conjunto. 

En cambio, en el lado israelí, las reacciones fueron otras. "La historia ha tocado a nuestra puerta anoche y nos ha dado la oportunidad única de aplicar la ley israelí en todas las colonias en Judea y Samaria (nombre que las autoridades israelíes dan a Cisjordania) y en el Valle del Jordán" se congratuló el ministro de Defensa, Naftali Bennett.

Aún así, hubo miembros de la derecha radical, aliada de Netanyahu, que se opusieron a parte del plan estadounidense que plantea la creación de un Estado palestino desmilitarizado. 

"No dejaremos que la seguridad de localidades de Judea y Samaria sea amenazada", afirmó Ysrael Gantz, uno de los responsables de las colonias del sector de Ramala. 

En ese contexto, y ante la inminencia de las elecciones del 2 de marzo, el jefe del partido Azul-Blanco, Benny Gantz, principal rival de Netanyahu, pidió que el Parlamento israelí pueda votar "sobre el conjunto" del plan propuesto. 

"Traición del siglo"

En el extranjero, el plan fue recibido de forma circunspecta, salvo en Turquía  e Irán, donde se topó con un vivo rechazo. Irán lo tildó de "traición del siglo". 

Por su parte, la ONU subrayó que seguiría defendiendo las fronteras definidas en 1967, como también hizo Jordania.

Le puede interesar: Trump firma el T-MEC, el nuevo tratado comercial con México y Canadá

Egipto, que al igual que Jordania, firmó un acuerdo de paz con Israel, adoptó una posición prudente, instando a las dos partes a un "examen atento" del plan.

Francia insistió en la necesidad de una solución con dos estados que respete el derecho internacional. Arabia Saudita dijo que "aprecia" los esfuerzos de Trump e instó a negociaciones directas entre israelíes y palestinos, pero también expresó su apoyo "inquebrantable" a los palestinos. 

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.