Cargando contenido

El presidente del Gobierno español necesita mayoría absoluta para quedarse en el poder.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español
AFP

La sesión de investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno español iniciará el 22 de julio y su votación se hará al siguiente día, el 23 de julio, según lo anunció la jefe del Congreso, Meritxell Batet.

Para ser ratificado en el cargo, el presidente necesita una mayoría absoluta de 176 votos, de los que carece, pues cuenta con 123 de 350 escaños en el Congreso de los Diputados. 

Lea además: Christine Lagarde anuncia su renuncia temporal a la dirección del FMI

De allí que Sánchez necesite obtener el apoyo de la izquierda radical de Unidas Podemos, que cuenta con 42 diputados, y de una multitud de pequeños partidos regionales.

Para darle el sí, Podemos exige entrar en el gobierno con miembros del partido en el Consejo de Ministros. Algo a lo que se resiste Pedro Sánchez cuya contraoferta son puestos en segunda línea de la administración, sin haber convencido hasta ahora a la formación de izquierda radical.

"Sánchez camina a una investidura fallida sin negociar nada con nadie (...), pero es posible un gobierno de coalición progresista en julio", reaccionó en Twitter Irene Montero, número dos de Podemos.

Así las cosas, el presidente en funciones tiene todavía tres semanas para acordar los apoyos a su candidatura, aunque en un momento dijo que lo haría en solitario.

Lo cierto es que si su investidura fracasa, comenzará una carrera contrarreloj para que los partidos negocien un ejecutivo en máximo dos meses, plazo tras el cual se convocarían nuevas elecciones generales.

De producirse, los comicios se harían en noviembre y serían los cuartos en cuatro años en España, cuyo Congreso se encuentra muy fragmentado desde el fin del bipartidismo en 2015.

Llegado al poder en junio de 2018 gracias a una moción de censura que sacó del poder a su antecesor, el conservador Mariano Rajoy, Sánchez ganó las legislativas de abril pasado.

Apoyo independentista indeseado

Sánchez ha llamado insistentemente a la derecha conservadora del Partido Popular y al centroderecha liberal de Ciudadanos a abstenerse y permitirle formar gobierno, para evitar repetir las elecciones y dar estabilidad a la cuarta economía de la zona euro. Pero ambas formaciones le han reiterado que votarán en contra.

Sánchez busca también evitar que su investidura dependa de los independentistas catalanes, pues quiere salvarse de las críticas de la derecha que lo ha acusado de ser su "rehén" en los últimos meses.

Los independentistas catalanes dieron su apoyo a Sánchez para llegar al poder en junio de 2018, pero desde que comenzó el juicio en Madrid contra 12 de sus líderes, le hicieron la vida imposible, tanto así que precipitaron las legislativas anticipadas de abril, al rechazar los presupuestos del Estado.

Le puede interesar: Vaticano abrirá tumbas para buscar a niña desaparecida hace 36 años

Las posibles condenas contra los 12 dirigentes independentistas juzgados en el Tribunal Supremo por el fallido intento de secesión de España en octubre de 2017 podrían endurecer aún más la posición de los separatistas catalanes, que obtuvieron 22 diputados en esos comicios.

Fuente

EFE Y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido