Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El Banco de España advierte contra la independencia de Cataluña

Foto: AFP



El gobernador del Banco de España advirtió el lunes que una secesión de Cataluña implicaría una salida de esta región de la zona euro y la privaría de la financiación del Banco Central Europeo (BCE).

En caso de independencia, "la salida del euro es automática", advirtió Luis Linde en un encuentro con la prensa.

"La salida de la Unión Europea implica la salida de modo automático de la eurozona, las entidades (bancarias) de ese territorio dejan de tener acceso a las facilidades del BCE", insistió, retomando uno de los argumentos principales de los antiindependentistas.

También reconoció que en caso de graves tensiones económicas el país podría verse forzado a tomar medidas de control de capitales, el famoso "corralito", parecidas a las aprobadas por Grecia a finales de junio. "Es un riesgo que existe", aunque es poco probable en el caso catalán, dijo.

Esta rica región nororiental celebra el domingo unas elecciones legislativas cruciales. Los independentistas, que según los sondeos conseguirían una amplia victoria rozando el 50% de los votos, quieren utilizarlas como un plebiscito para lanzar un plan de separación de España en 18 meses.

Las dos principales asociaciones de bancos y cajas de ahorro españoles, entre ellos Santander, CaixaBank y BBVA, emitieron un comunicado el viernes advirtiendo de la inestabilidad financiera que podría conllevar esta secesión y amenazando con abandonar la región.

El presidente de Cataluña, Artur Mas, quien aboga por la independencia de la región, criticó al gobernador del Banco de España, al considerar "irresponsable e indecente amenazar con cosas que nadie en un país democrático se atrevería a insinuar". "Lo hacen porque no tienen ningún otro argumento", añadió.

El gobierno central de España, que se opone fuertemente a la independencia de Cataluña, negó las acusaciones de que el Banco Central intenta atemorizar a los votantes con sus advertencias.

Para el ministro de Relaciones Exteriores español, José Manuel García-Margallo, advertir no "es infundir miedo", es simplemente decir a los electores que "midan las consecuencias antes de depositar" su voto.