Cargando contenido

El 23 de julio se sabrá si Johnson resulta elegido como líder del Partido Conservador y, por ende, como primer ministro.

Boris Johnson pintando
Boris Johnson pintando frente a caricaturistas en 2010 cuando era alcalde de Londres.
AFP

Al ex primer ministro británico David Cameron le gustaba el tenis, a Theresa May la cocina y a Boris Johnson, favorito para sucederlos en Downing Street, lo que lo relaja es pintar autobuses sobre viejas cajas de madera.

Lea aquí: En un mes se conocerá al nuevo primer ministro británico

"Voy a buscar viejas cajas de madera y las pinto", respondió Johnson, de 55 años, uno de los dos candidatos para convertirse en nuevo líder del Partido Conservador, a una periodista de Talkradio que le preguntó por sus pasatiempos.

Son "cajas viejas (...) que deben haber servido para guardar botellas de vino, porque tiene una división, y las transformo en autobuses y les pongo pasajeros", explicó.

"Pinto pasajeros que la pasan bien en un autobús magnífico, con baja emisión de carbono, como los que pusimos en las calles de Londres", subrayó el excanciller y exalcalde de la capital británica.

Su respuesta dejó perplejos a los británicos que a través de sus redes sociales han expresado sus opiniones.

Brian Klass, profesor de política en University College of London, compartió el fragmento de la entrevista a Boris Johnson y opinó que “es tan extraño que resulta fascinante”.

En opinión del escritor inglés Simon Blackwell, estas declaraciones significan sobre todo: "Puedo literalmente decir cualquier bobada increíble y aún así convertirme en primer ministro".

Algunos pusieron en duda la veracidad de las palabras de Johnson, pero la feminista Nimko Ali, amiga de la novia del excanciller, Carrie Symonds de 31 años, aseguró a la televisión Channel4 "haber visto de que está hablando".

Esta, sin embargo, no es la única conexión que tiene Johnson con los autobuses y por eso para algunos no es sorprendente el pasatiempo.

Le puede interesar: Fuerte ola de calor tiene en alerta a Europa

Durante el referéndum de 2016, hizo campaña a favor del Brexit recorriendo el país en un autobús en cuyo costado estaba escrito el eslogan: "Enviamos a la UE 350 millones de libras por semana", una afirmación denunciada después como engañosa porque no incluye una devolución presupuestaria y otros reembolsos de Bruselas.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido