Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El Estado Islámico pone precio a las mujeres y las vende como esclavas, según informe

Por 350 dólares o incluso 180, en los foros y redes sociales yihadistas discuten y bromean sobre los precios de las mujeres, "adoradoras del diablo" por ser yasidíes, según recoge un informe de Naciones Unidas y destacado por la revista Foreign Policy, que va más allá y detalla los abusos propios de hace varios siglos pero con las herramientas del año 2014 contra las mujeres.

Hace algunas semanas, la ONU denunció que mujeres y niñas iraquíes, de la minoría yazidi, estaban siendo vendidas como esclavas, empujadas a matrimonios forzados y violadas repetidamente por los miembros del grupo yihadista Estado Islámico, que las secuestraron al tomar el control del área donde residían en el norte de Irak.

Según la publicación, testigos señalan que Mosul, el bastión iraquí del Estado Islámico, es uno de los principales mercados de esclavas sexuales, así como Raqa, la capital del "califato".

"Mujeres y niñas son traídas con su precio marcado en etiquetas para que los compradores puedan elegir y negociar su adquisición", destaca el informe que reseña el diario ABC. Estos clientes son en su mayoría jóvenes de comunidades locales, que van integrándose en sus redes seducidos por el dinero y el placer que les ofrece la banda terrorista.

Los crímenes de los yihadistas contra la minoría yazidi, el pasado agosto, fue el punto de inflexión que llevó a Estados Unidos a lanzar bombardeos aéreos contra sus posiciones en Irak, que se han extendido al norte de Siria.

La ONU también indicó que su misión en Irak ha recibido noticias fiables sobre la ejecución de mujeres en Mosul, la segunda ciudad de Irak que ahora controla el Estado Islámico, así como en otras zonas que están bajo su dominio.

Esas ejecuciones se realizan después de supuestos "juicios" y sus principales víctimas son "mujeres educadas o profesionales", dijo el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Husein.

En este sentido, el responsable condenó el asesinato "brutal y a sangre fría" de la activista iraquí, Sameera Salih Ali Al-Nuaimy, quien esta semana fue ejecutada públicamente por un escuadrón de milicianos enmascarados frente a la sede del que fuera el gobierno regional de Mosul.

La víctima, una distinguida abogada conocida por sus esfuerzos para promover los derechos de la mujer, fue detenida en su casa y torturada durante días en el lugar donde estaba cautiva, antes de ser ejecutada.

Se le acusaba de apostasía por haber colgado en Facebook comentarios críticos contra el grupo terrorista.

Tras su muerte, a su familia se le prohibió incluso enterrarla.

La ejecución de Al-Nuaimy ha sido el último de varios ataques graves contra líderes femeninas que viven en zonas ahora en manos del Estado Islámico, incluyendo varias excandidatas a puestos políticos en distintas elecciones.

Zeid dijo que estos hechos demuestran "las similitudes entre el Estado Islámico y otros grupos, como Boko Haram, en Nigeria, que también tratan a mujeres y niñas de una manera abominable".

De origen jordano, el alto comisionado dijo que los intentos del grupo "de atraer más gente a su causa diciendo que sus actos son respaldados por el islám constituyen una gran perversión".

Según testimonios recogidos por personal de la ONU en Irak, los yihadistas están controlando estrictamente -en lugares como la entrada a establecimientos médicos- el respeto de su orden de que las mujeres cubran sus rostros en público y que no salgan a la calle sin una escolta masculina.

A las mujeres que se resisten a cumplir esas instrucciones se las golpea .