Cargando contenido

Entre lágrimas, Juan Carlos Sánchez Latorre se defiende y se declara inocente de la acusación de violar a más de 276 niños.

Juan Carlos Sánchez Latorre
Juan Carlos Sánchez Latorre, 'El Lobo Feroz'.
RCN Radio

En exclusiva, RCN Radio entró a la cárcel en Venezuela dónde está preso Juan Carlos Sánchez Latorre donde aguarda por su extradición a Colombia. Entre lágrimas se defiende y se declara inocente de la acusación de violar a más de 276 niños. Clama por poder hablar con su familia y exige respuesta de las autoridades colombianas.

Un pequeño hombre que no supera el 1,65 m de altura es trasladado desde un ala apartada de las celdas principales hasta una sala de espera dentro del Internado Judicial Rodeo II, a las afueras de Caracas. Es Juan Carlos Sánchez Latorre, hoy conocido como el 'lobo feroz'.

Su diminuta contextura llama la atención, saluda con un apretón de manos, ásperas totalmente y con lesiones que se sienten y resaltan a simple vista, al igual que sus grandes sandalias de goma que superan por mucho su pequeño pie.

Accede a sentarse en una silla de plástico y posa en un escritorio sus brazos, también minados por una erupción característica de la escabiosis o sarna como se le conoce popularmente.

Juan Carlos Sánchez Latorre
Juan Carlos Sánchez Latorre, 'El Lobo Feroz'.
RCN Radio

Su desesperación se hace manifiesta al pedir, antes de comenzar la entrevista, ayuda para encontrar los medicamentos para su afección cutánea ya que el escozor no cede. Pero más importante, pide contactar a su familia. Hace más de cuatro meses no sabe ni de su mamá ni de sus dos hermanas.

Poco a poco se va adentrando en su proceso; niega cualquier acusación en su contra, se defiende entre lágrimas de los múltiples casos de violación a menores que se le atribuyen. No reconoce las múltiples pruebas que dicen tener las autoridades donde lo posicionan como principal protagonista de fotos, videos y correos electrónicos.  

“Si tú crees que tengo deseos sexuales, pues no, ninguno”, contesta al ser consultado si siente algo al ver niños y adelanta que se declarará “inocente” si enfrenta un juicio en Colombia donde es requerido por las autoridades.

Sin embargo, tiene temor a perder la vida en una cárcel de su país por su “fama mundial” que lo equipara con Luis Alfredo Garavito, catalogado como el peor asesino y violador en Colombia.

Rompe en llanto al decir sentirse “impotente” porque cree que ya “está marcado de por vida”. Asegura que nadie en la calle, si no lo condenan, le querrá dar la mano. Todo lo define en una frase: “La vida se me jodió para siempre”.

Entrevista Lobo Feroz
Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido