Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El Papa Francisco y Fidel Castro se reunieron por más de media hora

Foto: AFP


El papa Francisco estuvo reunido este domingo con el líder cubano Fidel Castro en su domicilio de La Habana, anunció a la prensa el portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi.

La reunión, de entre 30 y 40 minutos, se desarrolló en "un encuentro muy familiar, muy informal" en presencia de la esposa del líder máximo, Dalia Soto del Valle, así como sus hijos y nietos, precisó el padre Lombardi.

Francisco acudió a visitar a Fidel, de 89 años, después de la misa que ofició este domingo por la mañana en la Plaza de la Revolución de La Habana.

"El papa fue con un pequeño grupo a la residencia del comandante", señaló Lombardi, al precisr que él mismo no estuvo presente en el encuentro.

En su reunión, abordaron algunos temas de actualidad internacional, como los daños al medio ambiente.

Francisco y Fidel intercambiaron regalos, que consistieron en algunos libros y CD.

El papa argentino inició el sábado una visita a Cuba, primera etapa de una gira que le debe llevar también a Estados Unidos a partir del próximo martes.

Este es el primer viaje de Francisco a Cuba, y la tercera visita de un papa, después de las realizadas por Juan Pablo II en 1998 y Benedicto XVI en 2012.

Francisco debe reunirse esta tarde con el presidente Raúl Castro, quien asumió el gobierno tras la enfermedad de su hermano Fidel.

Detenidos disidentes

Antes de la misa, tres opositores fueron detenidos, cuando comenzaron a gritar consignas contra el gobierno en momentos en que llegaba Francisco en el papamóvil.

Los detenidos pertenecen a la Unión Patriótica de Cuba, un grupo opositor activo en el oriente de la isla, dijo el líder de este movimiento, José Daniel Ferrer, quien sostuvo que "fueron a la plaza para denunciar la represión".

La visita de Francisco a Cuba es la primera etapa de una gira que le llevará también a Estados Unidos, a partir del próximo martes.

El papa argentino es reconocido por haber mediado secretamente en el restablecimiento de las relaciones entre esos dos enemigos de la Guerra Fría.

Pero en la misa no hizo alusiones políticas, ni al embargo de Estados Unidos sobre la isla, ni a la disidencia o el exilio.

En cambio, el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, intervino para pedir que el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba beneficie a sus pueblos.

"Que este proceso de renovación en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que Su Santidad tanto ha favorecido y que tanto agradece nuestro pueblo, se extienda no sólo a los altos niveles políticos, sino que alcance a los pueblos y muy especialmente a nuestro pueblo cubano que vive aquí y en Estados Unidos", dijo Ortega.

Los cubanos cifran sus esperanzas en que con esta gira el papa ayude a un mayor acercamiento con los muchos emigrados o exiliados en Estados Unidos.

"Lo que queremos con este papa es que mejoren las relaciones (con Estados Unidos), queremos paz, armonía y unidad de todos los cubanos", dijo poco antes de la misa Didiet Sterling, de 36 años.

Entre los 3.500 invitados especiales que asistieron a la misa se encontraba la presidenta argentina, Cristina Kirchner, junto al mandatario cubano, Raúl Castro.

La Plaza de la Revolución fue el espacio en el que también oficiaron misa los papas Juan Pablo II en 1998 y Benedicto XVI en 2012, entre un gran monumento en honor al héroe nacional José Martí y un retrato gigante de Ernesto Che Guevara.

El papa irá el lunes y martes a Holguín y Santiago de Cuba, en el oriente de la isla, antes de emprender viaje a Washington.

Por: AFP