Cargando contenido

Los afectados por los casos de abuso piden agilizar la salida del Obispo chileno Juan Barros.

papa Francisco ramos
El papa Francisco pidió perdón por haber defendido al obispo chileno envuelto en caso de pederastia.
AFP

En diálogo con RCN Radio, Juan Carlos Claret, vocero de los laicos de Osorno de Santiago de Chile, afirmó que el Papa Francisco no llama a los casos de abuso como un delito, sino como un pecado y eso le quita peso a los casos.

Estas declaraciones las entregó luego de una carta del Papa, en la que pide perdón por los casos de pederastia presentados en Chile y que anteriormente, había dicho que no tenía pruebas para acusar al Obispo señalado.

"Hay que creer en las víctimas, hay dos elementos, el primero es que no hay una sanción clara respecto a lo que va a pasar con el Obispo Juan Barros, y la segunda, es que no llama las cosas por su nombre, llama como pecado a un delito de lesa humanidad como lo son los abusos sexuales", afirmó Claret.

De igual forma, indicó que la Iglesia está extendiendo el tiempo para retirar al Obispo en más de un mes, además, podrían existir más sacerdotes incurriendo en el mismo delito.

(Vea también: Habría remezón en la iglesia Católica chilena por escándalo de pederastia)

Otro de los puntos de vista de las víctimas es que el error de fondo, además del abuso, es que han encubierto los hechos y además, abusan del poder.

"El Papa da a conocer su opinión pero sin una medida clara... Seguimos en medio sin saber con qué autoridad", indicó.

Actualmente, la iglesia chilena está en crisis por estos hechos, por lo que las víctimas consideran que no habrá reconciliación hasta que no se retiren a los acusados.

"Mantener al Obispo Juan Barros no es una opción deseable... La carta del Papa no es dirigida a las víctimas sino al episcopado, por tanto, cuando hay más Obispos cuestionados por los mismos hechos, uno se pregunta, ¿ Sacando a Barros pueden reconciliar a la iglesia? Sin duda que no", afirmó Claret.

Finalmente, dijo que justicia y reparación son las claves que necesita el Papa Francisco para resarcir los hechos. 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido