Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Príncipe Felipe, duque de Edimburgo
AFP

El príncipe Felipe, fallecido este viernes a los 99 años, permanecerá irremediablemente asociado a las bromas políticamente incorrectas -a veces teñidas de racismo o de sexismo- que lanzó durante sus compromisos oficiales:

Inaugurando una placa en un estadio de cricket en Londres en 2017, su comentario fue: "Estás a punto de ver al experto mundial de las inauguraciones de placas".

A Malala Yusafzai, que sobrevivió a un ataque talibán contra un autobús escolar en 2013, le dijo que los niños "van a la escuela porque sus padres no los quieren en casa". 

Lea aquí: Isabel II y Felipe, un cuento de hadas que duró para la eternidad

Ese mismo año aseguró que "Filipinas debe de estar medio vacío. Todos están aquí haciendo funcionar el NHS", el servicio de salud pública británico. Eso lo dijo directamente a enfermeras filipinas que trabajaban en un hospital en el Reino Unido.

En 2012, cuando estaba a punto de cumplir 90 años comentó que ya "empiezo a caerme a pedazos". Un año antes preguntó a un policía: "¿Me arrestaría si abro la cremallera de este vestido?", refiriéndose a una joven rubia enfundada en un ceñido vestido rojo cerrado con una cremallera a la altura del pecho. 

En 2009, a una compañía de bailarines negros les dijo: "¿Todos ustedes son de la misma familia?". Para 2003 se tiene registro de su chiste al presidente nigeriano Olusegun Obasanjo, vestido con un atuendo tradicional: "¡Parece que está usted listo para irse a dormir!". 

El 2002 se recuerda porque dijo: "¿Siempre pelea con lanzas?", fue su pregunta a un aborigen durante una visita a Australia en 2002.

Para 2001 su comentario estrella se dirigió a un adolescente de 13 años que soñaba ser astronauta. El príncipe Felipe lo bajó de la nube: "Nunca podrás volar ahí dentro, estás demasiado gordo". 

Y al cantante Elton John le dijo: "Ah, ¿eres tú el que conduce ese horrible coche? A menudo lo vemos yendo al castillo de Windsor", en tono jocoso. 

En una cena en Roma en 2000, el primer ministro italiano Giuliano Amato le propone vino italiano. Y el príncipe responde: "Que me traigan una cerveza. No me importa cuál, pero que me traigan una cerveza". 

Al ver un contador eléctrico viejo y defectuoso durante una visita a una fábrica escocesa, en 1999, dice: "Sin duda fue instalado por un indio".

Ese mismo 1999, la orquesta de una escuela de jóvenes con discapacidad le dio la bienvenida en Gales. El príncipe dijo a las personas con problemas auditivos: "¿Están sordos? ¡No me extraña si tienen que escuchar esto a menudo!". 

Le puede interesar: Líderes mundiales envían condolencias a Isabel II tras muerte de Felipe

En 1994, a un rico habitante de las Islas Caimán le dijo: "Casi todos ustedes descienden de los piratas, ¿no?" En 1956 aseguró: "No se queden mucho tiempo o se les pondrán los ojos rasgados", recomienda a estudiantes británicos en prácticas en China.

De sus 99 años de vida, también se le recuerda por decirle a una joven que le regaló flores, en 1984 en Kenia: "Gracias, señora... Es usted es una mujer, ¿verdad?". Y en 1966 aseguró en público que "las mujeres británicas no sabían cocinar". 

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.