Foto AFP

El Sistema de Reserva Federal (Fed) abrió este miércoles una reunión de dos días para evaluar un histórico aumento de los intereses en Estados Unidos en medio de un clamor global para que sea cautelosa ante tantas incertidumbres económicas en el mundo. El Banco Mundial (BM) alertó a los países en desarrollo a prepararse para enfrentar turbulencias en el mercado de capitales y en las monedas, mientras la OCDE demandó prudencia a la Fed y le pidió transparencia y claridad en cualquier decisión que tome. La mayoría de los analistas vislumbra que la ReservaFederal (Fed) volverá a aplazar el aumento de la tasa de interés, la cual está casi en 0% desde la crisis de 2008 y ha hecho que el dolar barato inundara al mundo. El crecimiento de Estados Unidos es sólido, pero la inflación es débil y eso, junto con las recientes turbulencias en los mercados causadas por China, hará que la Fed "mantenga incambiadas las tasas en la reunión de esta semana" dijo Harm Bandholz de UniCredit. La Fed, organismo rector de la política monetaria de la primera economía mundial, no sube las tasas desde hace más de nueve años. Un posible incremento de 0,25%, que es lo que se especula, representaría un cambio trascendente en la política monetaria aplicada desde la recesión de 2008-2009. Ese incremento seria el primero de una serie que conduciría a una tasa de alrededor de 3% en dos años y que es considerada como "normal". Pero ese aumento encarecería el dólar y aumentaría el costo del crédito en todo el mundo. La Fed anunciará la decisión de su comité de política económica (FOMC) el jueves. Inmediatamente después la presidenta de la Fed Janet Yellen la explicará ante la prensa. Sus palabras son esperadas por los mercados con la misma ansiedad que la propia decisión. Sin embargo la Fed también deberá tomar en cuenta que un inesperado enlentecimiento de la economía de Estados Unidos la obligue a dar marcha atrás y eso cual minaría su credibilidad. El índice de inflación divulgado el miércoles, mostró que el crecimiento de los precios es muy débil.