El Día de la Tierra intenta concienciar al mundo de la necesidad de proteger el medio ambiente y de la conservación de la biodiversidad.

Día de la Tierra
Manifestantes Indonesios llevan la efigie de la tierra, mientras desfilan en un mitin al este de la isla de Java en Indonesia con motivo del Día Mundial de la Tierra
AFP

 América, una de las regiones con mayor biodiversidad en el mundo, ha dado grandes pasos en la protección de áreas naturales, pero afronta retos en el ámbito legislativo como el cambio climático, la minería ilegal y la extinción de especies.

La región está a la vanguardia en protección terrestre (22,34 %) y marina (14 %), resaltan organizaciones ambientales con motivo del Día de la Tierra que se celebra el 22 de abril.

Latinoamérica tiene 5 millones de km2 de áreas protegidas, según el informe "El Planeta Protegido 2016" del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), y la mitad de esa extensión la ostenta Brasil con 2,47 millones de km2, de los cuales el 24,5 % corresponde a mares.

EE.UU. cuenta con la reserva marina más extensa del mundo, luego de que en 2016 se ampliara el Monumento Marino Nacional de Papahanaumokuakea, en Hawai, con 1,5 millones de km2.

"El panorama en la región es positivo por el número de áreas protegidas terrestres, como el Amazonas, y en zonas marítimas se ha hecho una apuesta muy grande", explicó a Efe Aurelio Ramos, gerente general para la región de la ONG The Nature Conservancy (TNC).

Ante el buen panorama, Ramos aseguró que es importante integrar "las ecorregiones de agua dulce", para que sean parte de áreas subnacionales o locales y "salvaguardar estos lugares para el desarrollo al generar una visión de cuenca".

Chile, líder en conservación y protección con la red de parques naturales más grande de Suramérica (45.000 km2), aumentó la extensión de varias áreas marítimas de la Isla de Pascua, Juan Fernández, Desventuradas y Canales y Fiordos, que se unen a una red que alcanza ya más de 1,3 millones de km2.

"Es impresionante porque tiene esquemas público-privados en los que las comunidades de estas zonas se integran, tal es el caso de las poblaciones pesqueras, debido a su fuerte institucionalidad y asignación de recursos", destacó Ramos.

América, consideró no obstante este especialista, enfrenta problemas de tipo político y económico por lo que "es necesario generar puentes, reglas claras y un trabajo de sostenibilidad" ante la minería ilegal, la extinción de especies y el cambio climático.

"Es un reto también el tema de la representatividad, la inclusión de las comunidades que viven en estas zonas para un desarrollo sustentable y sostenible, el tema del valor de la tierra, la ganadería y la agricultura", agregó.

Con estos objetivos, México amplió en 650.000 km2 su área natural protegida, un paso que le acerca a su meta de que el 17 % del territorio nacional esté resguardado para 2020 y con el que supera la meta del 10 % en las zonas marinas.

En Colombia, el Gobierno se propuso proteger 260.000 km2 y alcanzó 285.000 km2 en 2017 con la declaración del Santuario de Fauna y Flora (SFF) de Malpelo, que hace parte de un territorio de 45.000 km2 en el Océano Pacífico, y espera llegar a los 300.000 km2 en 2018.

Argentina posee 437 áreas que cubren el 11,9 % de la superficie terrestre y el 4,9 % de la superficie marina con el Parque nacional los Glaciares en Santa Cruz, el Parque nacional Iguazú en Misiones y la Quebrada de Humahuaca en Jujuy.

Uruguay, con 12 áreas, tiene un 7 % que supera las áreas terrestre y marina, alcanzando 23.000 km2.

En Centroamérica, Guatemala cuenta con 334 áreas protegidas; Nicaragua, con 71; Honduras; con 91; y El Salvador; con 117, entre ellas el arrecife Los Cóbanos, el bosque de Chaguantique y Barra de Santiago.

Costa Rica, líder en materia ambiental en la región, tiene 920 km2 de áreas marinas protegidas, entre ellas la Península de Nicoya (Pacífico norte), y otras que son patrimonio nacional con el fin de resguardar la anidación de tortugas, formaciones coralinas, el paso de ballenas, aves y corredores biológicos.

Panamá cuenta con el Parque Nacional Coiba, uno de sus principales atractivos turísticos y con una extensión de más de 2.700 km2, de los cuales 2.160 son marinas.

Ramos afirmó que si bien el ecoturismo trae recursos a las poblaciones y es una fuente de educación, puede "generar impactos negativos si no se define un plan de conservación".

Ecuador celebró en marzo pasado los veinte años de la Reserva Marina de Galápagos, de 138.000 km2, que conserva una gran diversidad marina además de recursos pesqueros y turísticos.

Venezuela posee 43 Parques Nacionales y 36 Monumentos Naturales que cubren un área de más de 150.000 km2, un 16 % del territorio, como Canaima y el Cerro el Copey.

Perú creó el Parque Nacional Yaguas así como un bosque protector de conservación en Cuzco, como parte de las 76 áreas naturales protegidas, que comprenden el 15,14 % del territorio nacional.

Ramos concluyó que no se puede dejar de lado cuáles son los mapas de riesgo actuales para "generar una sombrilla de conservación de especies y detectar los problemas en áreas de desarrollo".

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido