Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Enrique Peña Nieto manifestó su solidaridad con el papa Benedicto XVI

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, manifestó su "solidaridad y respeto" por la decisión de Benedicto XVI de renunciar al pontificado a partir del 28 de febrero próximo.

"Solidaridad y respeto del Gobierno de México por la decisión anunciada por el papa Benedicto XVI", señaló el mandatario en un mensaje enviado a través de la red social Twitter.

Peña Nieto, quien asumió el poder el 1 de diciembre pasado, recordó que "Benedicto XVI siempre ha sido amigo de México y portador de mensajes de paz y reconciliación".

El pontífice realizó en marzo de 2012 una visita a México de tres días, durante la cual exhortó a la sociedad a "no dejarse amedrentar por las fuerzas del mal" y a realizar un esfuerzo para alcanzar la paz en un país agobiado por la violencia del crimen organizado.

Joseph Ratzinger anunció hoy de manera sorpresiva su renuncia con el argumento de que, por su edad avanzada, ya no tiene fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino.

La Secretaría de Relaciones Exteriores manifestó a través de un comunicado su "pesar y absoluto respeto" por la decisión de Benedicto XVI y recordó la visita pastoral que realizó a México del 23 al 26 de marzo pasado.

En dicha ocasión, el pontífice celebró una misa en el Parque Bicentenario de Silao, Guanajuato, a la cual asistió Peña Nieto, entonces candidato a la Presidencia, indicó.

La Cancillería destacó que el país mantiene una relación diplomática cordial con el Vaticano, "caracterizada por un diálogo político respetuoso y coincidencias en foros internacionales", al tiempo que refrendó "su compromiso con la laicidad del Estado mexicano".

La decisión del Papa germano, de 85 años, "nos fortalece en la fe", dijo en rueda de prensa el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Eugenio Lira, quien consideró conmovedor el mensaje en el que Benedicto XVI anuncia su dimisión.

Destacó que el pontífice es un hombre "abierto" y "transparente" que tomó "decisiones fuertes, sobre todo en los casos más graves que ha enfrentado la Iglesia como el de los abusos a los menores".

"No le ha temblado la mano para actuar con firmeza y manifestar tolerancia cero en estos casos", aseveró Lira, quien admitió que la decisión de Benedicto XVI les tomó por sorpresa.

La Arquidiócesis de México se mostró triste por la "valiente" renuncia anunciada por Benedicto XVI, de quien destacó su sensibilidad y la manera en que enfrentó "situaciones muy difíciles" durante su pontificado.

El portavoz de la Arquidiócesis, Hugo Valdemar, dijo a la cadena Televisa que el anuncio ha generado una conmoción, pero indicó que el sumo pontífice, en conciencia de su gran responsabilidad, "decidió hacerlo antes de que pudiera tener un deterioro mayor en su salud".

Con cerca de 93 millones de fieles (83 % de la población), México es el segundo país con más creyentes católicos del mundo, solo superado por Brasil, pero desde hace años este ha ido perdiendo importancia frente a otros cultos, sobre todo los cristianos protestantes.