Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Volcán Cumbre Vieja, La Palma
Volcán Cumbre Vieja, La Palma.
AFP

Este 19 de octubre se cumple un mes desde que en la isla La Palma, (España), el volcán Cumbre Vieja hizo erupción, una actividad que aún no para y que ya ha invadido de lava cerca de 800 hectáreas.

Fanny Janeth Guevara, una colombiana residente en Islas Canarias relató a RCN Radio cómo se vive actualmente en aquel lugar, acechado por un fenómeno que ha cambiado abruptamente el estilo de vida de sus habitantes e incluso de sus turistas.

Lea también: [Imágenes] "Tsunami" de lava del volcán Cumbre Vieja se lleva todo lo que se encuentre a su paso

Aquel 19 de septiembre, Fanny Janeth, residente en la Isla de Tenerife, estaba pasando unas vacaciones en La Palma junto a su familia, descanso que debió interrumpir forzosamente tras la secuencia de sismos y una evidente amenaza de erupción por parte del Cumbre Vieja.

“Rápidamente y con nerviosismo, tuvimos que empacar nuestras pertenencias porque el señor que nos rentó el apartamento para vacacionar aquel fin de semana nos puso en alerta de que el volcán estaba acelerando su actividad”, recuerda la mujer sobre cómo se vio sorprendida por este suceso.

Agrega que, “a pesar de salir corriendo de allí, no pudimos irnos de la isla sino hasta dos días después porque en La Palma solo hay dos barcos, uno sale a las 7:00 am y otro a las 5:00 p.m., el volcán comenzó a botar lava hacia las 3 de la tarde, muchos ya tenían sus tiquetes comprados con anterioridad y además había que darles prioridad a los bomberos, la Defensa Civil y a las ambulancias que estaban ayudando a la gente”.

Audio

[AUDIO] Erupción del volcán Cumbre Vieja: un mes entre la esperanza y la incertidumbre

0:27 5:25

La colombiana, residente en Islas Canarias desde hace 21 años, dice no olvidar aquel suceso vivido, muy parecido al de una película de terror, “el sonido era un estruendo indescriptible y la humareda imparable, yo no daba crédito a lo que estaba viendo y, además, todos nos preguntábamos ¿cómo íbamos a salir de allí si estábamos en una isla?”, señala.

La Palma, un mes después

De acuerdo con Fanny Janeth Guevara, son varios los cambios que ha traído este fenómeno natural tanto para habitantes como para turistas. Expone que, aunque en la calidad del aire se percibe el olor a azufre, los vientos alisios hacen que la contaminación del aire no sea tan alta. Sin embargo, sentir sismos es muy recurrente.

En cuanto a las más de 7 mil personas que tuvieron que ser evacuadas de sus casas y que inicialmente fueron resguardados en un estadio que sirvió de albergue, actualmente se encuentran hospedados en hoteles o casas de conocidos.

Destaca que, el Gobierno español ha hecho un llamado para que no se deje de visitar dicha isla, pues La Palma, es reconocida por su actividad altamente turística. A su vez, señala que hay mucha gente ayudando para lograr salvar los cultivos, principalmente de plátano y también enviando ayuda para los afectados.

Lea también: Llegó a La Guajira nube de contaminantes emitida por volcán de La Palma en España

Finalmente, Guevara relata que, “los estudiantes llevan varias semanas de clases perdidas, tanto colegios, como jardines”, aunque el Ministerio de Educación español ya está trabajando en la reubicación de los alumnos afectados.

La erupción en esta pequeña isla de 85.000 habitantes, la primera en 50 años, no ha causado ninguna víctima mortal, pero sí ha dejado graves daños y provocado la destrucción de más de 1.800 edificios, no todas viviendas, según el último balance del sistema de medida geoespacial Copernicus. Y la actividad sísmica no da señales de detenerse.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.