Cargando contenido

Estarían haciendo presuntos seguimientos a periodistas que cubren las protestas en Portland, Oregón tras muerte de George Floyd.

Protestas en Estados Unidos
AFP

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) está en el ojo del huracán tras serias denuncias de supuestos ‘perfilamientos’ a periodistas que han estado cubriendo información sobre las protestas en Portland, Oregón, desde hace dos meses en contra del abuso de autoridad y el racismo tras la muerte de George Floyd.

The Washington Post tuvo acceso a informes de inteligencia de la Oficina de Inteligencia y Análisis del DHS en los que aparecen imágenes de los tuits publicados por dos reconocidos periodistas, acompañado de descripciones de las publicaciones y una recopilación de la cantidad de veces que los tuits fueron compartidos o les dieron ‘Like’.

Le puede interesar: Suecia, ejemplo en la pandemia, llama a continuar con el teletrabajo hasta 2021

El medio estadounidense señala que se trata de un periodista de New York Times y el editor de Lawfare, quienes estarían siendo estudiados por agentes de inteligencia del Departamento de Seguridad por su trabajo periodístico frente a las protestas contra los abusos de la Policía.

Este hecho causó repudio en varios sectores cuestionando lo que está haciendo el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, cuando este debe tener sus labores concentradas en investigar y hacer seguimientos a presuntos terroristas y actores violentos no a periodistas.

Al conocerse estas denuncias, el secretario de Seguridad Nacional interino, Chad Wolf, mostró su rechazo a través de un comunicado en el que aseguró que desconocía estas prácticas al interior del DHS y ordenó una investigación.

Lea también: Sanofi y GSK llegan a acuerdo con EE.UU. para vacunas contra la COVID-19

“El secretario Wolf ordenó a la Dirección de Inteligencia y Análisis del DHS que pusiera fin inmediatamente a la recopilación de información que involucraba a miembros de la prensa. De ninguna manera el Secretario interino aprueba esta práctica y se compromete a garantizar que todo el personal del DHS respete los principios de profesionalismo, imparcialidad y respeto por los derechos civiles y las libertades civiles, particularmente en lo que se refiere al ejercicio de los derechos de la Primera Enmienda”.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido