Cargando contenido

La orden de excarcelar a sus esposos está firmada desde finales de 2017 por un tribunal pero desconocen porque no se ha hecho efectiva.

 Un grupo de esposas de colombianos detenidos.
Un grupo de esposas de colombianos detenidos.
RCN Radio

Un grupo de esposas de los 59 colombianos detenidos en una comisaría de Caracas desde septiembre de 2016,  acudió este miércoles hasta el Consulado de Colombia ubicado en la capital venezolana para solicitarle que intermedie ante las autoridades locales y así lograr la liberación de los suyos.

“Desesperadas” dicen estar las mujeres y sin saber a dónde más acudir ya que la orden de excarcelar a sus esposos está firmada desde finales de 2017 por un tribunal pero desconocen porque no se ha hecho efectiva.

Lisbeth Rivera es una de las que llegó hasta la sede diplomática para llamar la atención del caso de su esposo, Pedro Berríos y sus compañeros. Consideró que no han tenido el apoyo del gobierno del país donde nacieron.

“A mí me parece que han hecho muy poco por los muchachos, el presidente Juan Manuel Santos no ha ejercido una presión sobre el gobierno venezolano, como debería de ser por sus coterráneos, él es el único que puede hacer una presión, o para que los deporte o se les ponga en libertad. Ha hecho muy poco igual que el Consulado”, expresó.

También repudió la posición del Estado venezolano y sus instituciones ya que asegura que ninguna les han dado respuesta.

“Queremos una solución inmediata, hablamos de dos años (...) yo lo veo como una maldad porque no son delincuentes, ni asesinos ni han hecho nada malo, no tiene justificación y sentido que en Venezuela cuando el gobierno dice que ama a los colombianos cómo es posible que tenga a tantos retenidos”, lamentó.

Por varios minutos pudieron reunirse con el Cónsul de Colombia en Venezuela, Juan Colorado, quien le aseguró que emitirán nuevas notas diplomáticas y trabajaran directamente con la defensa de los retenidos.

Junto con Lisbeth también acudieron otras 3 mujeres, Jessica Rivero y Gigiola Pacheco, quienes relataron lo difícil que ha sido para la familia, en lo emocional y en lo anímico.

“Yo tengo 4 muchachos y entre ellos uno especial y me he encontrado en una situación crítica  porque él es el que me ayuda a mí, y sola para todo no he podido”, relató Pacheco en referencia a su esposo Edelberto Ramos.

Rivero, con seis meses de embarazo cuenta que  la vida le ha dado “un vuelco” principalmente “porque él es la cabeza de la familia más la situación del país, nos ha pegado en el bolsillo, en los sentimientos, mírame que era gorda y ya mira como estoy”.

Los 59 colombianos fueron acusados en septiembre de 2016 de paramilitares por el propio presidente Nicolás Maduro, quien los señalo de formar parte de una “célula” que generaría violencia durante una marcha de la oposición.

 

Voz de esposas de colombianos

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido