Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

agenciaefe
Cárcel
Cárcel
Colprensa

El iraní-estadounidense Baqer Namazi abandonó este miércoles Irán donde ha pasado más de 6 años en prisión acusado de espionaje, después de que Teherán y Washington llegasen a un acuerdo para intercambiar presos.

“Baqer Namazi ha dejado finalmente Irán tras 6 años y medio detenido de forma ilegal”, afirmó en Twitter su abogado Jared Genser.

El letrado explicó que Namazi viaja a Muscat, Omán, y de allí se dirigirá a Abu Dabi, donde recibirá “tratamiento médico urgentemente”.

Namazi había sido condenado a 10 años de cárcel en 2016 por espionaje y colaborar con un Gobierno hostil, tras viajar a Irán para tratar de liberar a su hijo Siamak, condenado a la misma pena y por el mismo motivo.

También lea: Dos estadounidenses y un danés ganan el Nobel de química

El diputado para temas internacionales del Poder Judicial, Kazem Gharib Abadi, indicó la semana pasada que la liberación del preso se debe a “razones humanitarias” y remarcó que "ha estado fuera de prisión y en su casa en Teherán durante casi 4 años”, pero no se le permitía salir del país.

Por su parte, la agencia iraní Nournews, cercana al Consejo Supremo de la Seguridad Nacional de Irán, informó de que "en las últimas semanas se llevaron a cabo intensas negociaciones con la mediación de uno de los países de la región para la liberación simultánea de presos iraníes y estadounidenses”.

La República Islámica de Irán ha sido acusada de usar a presos con doble nacionalidad en especial, pero también de otros países, como medida de presión o para intercambio de prisioneros con otros países.

Puede leer: Seúl y Washington responden a Pionyang con misiles y un portaaviones nuclear

Esto ha sido denominado como la "diplomacia de los rehenes" de Irán por otros países y organizaciones de derechos humanos.

Unos 30 iraníes están encarcelados en el extranjero por cargos relacionados con las sanciones económicas estadounidenses, en torno a la mitad de ellos en Estados Unidos.

Al mismo tiempo, al menos una docena de ciudadanos con doble nacionalidad iraní o extranjeros cumplen condenas en cárceles iraníes.

A mediados de marzo, Irán liberó a los británicos-iraníes Nazanin Zaghari-Ratcliffe y Anoosheh Ashoori, ambos encarcelados durante años por delitos relacionados con el espionaje y la seguridad nacional.

Le puede interesar: Putin promulgó los tratados de anexión de cuatro regiones ucranianas

Su liberación coincidió con el pago de una deuda de 400 millones de libras que el Reino Unido mantenía con Irán desde hacía más de 40 años por la compra de 1.500 tanques que nunca fueron entregados.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.