Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Violencia contra la mujer
Las autoridades tienen listo un operativo especial para poner en marcha durante la celebración del Día de la Madre de este domingo 13 de mayo.
Foto tomada de Ingimage

Un estudio realizado por la organización Oxfam a más de 4 mil personas evidencia que en varios países latinoamericanos los jóvenes justifican hechos de violencia de género y perpetúan comportamientos machistas.

El estudio llamado Rompiendo Moldes: transformar imaginarios y normas sociales para eliminar la violencia contra las mujeres, indica que el 56% de las mujeres y el 48% de los hombres entre 20 y 25 conocen a una mujer víctima de violencia física o sexual en el último año.

Se entrevistaron a 4 mil 731 personas de 15 a 25 años en Bolivia, Colombia, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana, con apoyo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y estas son algunas de sus estadísticas sobre violencia de género.

Justificación de la violencia de género

7 de cada 10 jóvenes de 15 a 19 años consideran que la responsabilidad de ser manoseadas o acorraladas es de las mujeres por la ropa que utilizan.

Oxfam advierte que esta es una forma de responsabilizar a las chicas que sufren tocamientos, actos de exhibicionismo o incomodidad en el transporte público, en bares, discotecas o de regreso a sus casas.

El 86% de los jóvenes encuestados reconoce que no intervendría si un amigo le pegara a su novia y el 25% considera que no es asunto suyo si presencia una agresión contra una mujer en la calle.

Para la organización “el gran salto de paradigma es dejar de entender la violencia machista como un conflicto privado, entre dos personas”.

Casi la mitad (46%) de los jóvenes participantes supone que las mujeres consideran que la violencia que sufren es normal.

Según el análisis, esta apreciación señala a las víctimas como responsables del maltrato y, por otra parte, naturaliza la violencia y no permite a las mujeres buscar una salida a su situación.

Seis de cada diez jóvenes encuestados por Oxfam cree que las mujeres no salen de las relaciones de pareja violentas porque el hombre amenaza con matarlas.

En ese sentido, el informe considera necesario que el Estado garantice protección y soluciones laborales y habitacionales a las mujeres que denuncian maltratos para que la salida de la violencia sea una posibilidad real.

La violencia toca las relaciones sexuales, ya que el 61% de los hombres entrevistados se enoja si su pareja no quiere tener relaciones sexuales.

Otras violencias

El estudio también aborda elementos de violencia simbólica enquistados entre la población juvenil.

86% de los hombres jóvenes de 15 a 25 años creen que es un acto violento revisar el celular de su pareja o amiga; sin embargo, un 77% de ellos asumen que sus amigos hombres revisan el celular de su pareja y aunque saben que está mal no dejan de hacerlo.

En este sentido, Oxfam considera las redes sociales pueden ayudar a las mujeres a acceder a sus derechos, pero también potencian nuevas formas de control y disciplinamiento.

Los celos son vistos como prueba de amor, porque 6 de cada 10 hombres entre 15 y 19 años creen que celan a su pareja porque realmente la aman.

La encuesta muestra el establecimiento forzado de roles sociales y familiares. Por ejemplo, el 77 % de las y los jóvenes coincide en que todas las mujeres deben de ser madres.

El 56% de los chicos de 15 a 19 años indica que es mejor que el hombre sea el sustento de la familia y la mujer cuide de los hijos.

Los investigadores advierten en este punto que el fenómeno refuerza las estructuras de desigualdad; además, es una maternidad recargada por la falta de políticas públicas de cuidados y un reparto equitativo en las parejas y/o familias.

La investigación muestra diferencias por países. El 95% de los hombres colombianos admiten que para sus amigos el acoso callejero -en forma de piropo- es normal, en cambio, ocho de cada diez hombres guatemaltecos lo consideran violencia.

Contra la diversidad

El informe explora el grado de intolerancia a otras opciones de sexualidad y evidencia que “a pesar de pertenecer a las nuevas generaciones, la no discriminación todavía no ha «salido del clóset» para tomar las calles”.

El 53% cree que las personas que nacen con genitales masculinos no se deberían vestir ni sentir como mujeres.

El 70% supone que sus amigas y amigos piensa que las lesbianas no deberían mostrar su orientación sexual en la calle. 

Evidencia el análisis que “los imaginarios y las normas sociales predominantes en la región se han construido en clave machista, clasista y racista, y que estas creencias son transmitidas a través de las generaciones y (re)producidas por la sociedad”.

Para Oxfam Las familias y las amistades también tienen un rol fundamental en el desmonte de dichos imaginarios perjudiciales pues son los espacios con la influencia más alta en las y los jóvenes al momento de tomar una decisión sobre su relación de pareja.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.